El PIB se acelera al 0,9% en el segundo trimestre por el repunte del consumo

Avanza una décima más que en los tres primeros meses y se eleva al 3,1% en tasa anual, lo que permite recuperar los niveles precrisis

David Valera
DAVID VALERAMadrid

La economía española se aceleró en el segundo trimestre hasta avanzar un 0,9%. Un ritmo que supone una décima más que el registrado entre enero y marzo y que es el más intenso desde el verano de 2015. Este incremento, que confirma el dato adelantado hace unas semanas, permite recuperar el PIB previo a la crisis casi una década después como ya adelantó el Gobierno. La base para este repunte está en el consumo, que vuelve a mostrar su fortaleza después de un inicio de año algo moderado. Por su parte, en tasa anual la economía avanzó un 3,1%, lo que implica una décima más que los dos trimestres anteriores, según los datos del INE publicados hoy.

De Guindos adelanta que revisará al alza el PIB

El ministro de Economía, Luis de Guindos, ha anunciado que revisará al alza el PIB de 2017 en la próxima actualización del cuadro macroeconómico que presentará con los Presupuestos de 2018. La estimación actual es de un crecimiento del 3%, una cifra que De Guindos ha señalado como "prudente" y por debajo del consenso del mercado. Sin embargo, no ha querido detallar cuánto sería esa mejora y si supondría igualar el 3,2% de 2015 y 2016.

El ministro ha destacado que los datos conocidos hoy, con un avance del 0,9% en el segundo trimestre, ha permitido recuperar el nivel de renta precrisis. Sin embargo ha matizado que todavía no puede considerarse que España haya salido de la crisis porque no ha recuperado el nivel de empleo anterior, algo que según las precisiones del Ejecutivo ocurrirá en 2019.

En cualquier caso, pese a recuperar el PIB anterior a la crisis la economía española todavía está lejos de normalizarse. El paro aún es el doble que entonces (17% frente al 8%), el déficit rondará este año el 3% mientras que en 2007 había superávit, y la deuda pública roza ahora el 100% y antes de la crisis estaba por debajo del 40% del PIB. Para corregir esos desfases todavía harán falta varios años. Por ese motivo, el Gobierno sigue refugiándose en los buenos datos del PIB.

En concreto, en el segundo trimestre la demanda interna se consolidó como motor de la economía con una aportación al PIB de 2,4 puntos porcentuales, lo que supone una décima más que el trimestre anterior. La principal fortaleza fue el consumo de los hogares, que entre abril y junio aumentó tres décimas hasta el 0,7% en tasa intertrimestral. El ritmo se mantiene en el 2,5% si se compara con el mismo periodo del año pasado.

Asimismo, el gasto de las administraciones públicas presentó una variación anual del 1,3%, ocho décimas superior a la del trimestre precedente. La formación bruta de capital fijo (inversión) registra un crecimiento del 3,4%, lo que supone una desaceleración de cinco décimas respecto al trimestre anterior. En este sentido, destaca la inversión en construcción, que eleva una décima su tasa anual, pasando del 2,9% al 3%.

Por su parte, el sector exterior –la otra pata de la economía- contribuyó con siete décimas al PIB, el mismo ritmo que el trimestre anterior. Sin embargo, las exportaciones disminuyeron 2,8 puntos su ritmo de crecimiento, pasando del 7,3% al 4,5%. Una ralentización que no impide que las ventas marquen récord todos los meses. Las importaciones moderaron 2,9 puntos su crecimiento, al pasar del 5,7% al 2,8%.

480.000 empleos

El empleo de la economía, en términos de puestos de trabajo equivalentes a tiempo completo, registra una variación trimestral del 0,9%, dos décimas superior a la experimentada en el primer trimestre. En términos anuales, el empleo presenta una tasa de crecimiento del 2,8%, tres décimas superior a la registrada en el trimestre precedente. Esta evolución supone un incremento neto de 480.000 empleos equivalentes a tiempo completo en un año.

La variación anual de la agricultura es del 5,5%, frente al 4,9% del trimestre anterior. La industria registra un crecimiento del 2,9%, frente al 2,5% del trimestre precedente. En el caso de la construcción la tasa se acelera cinco décimas y se sitúa en el 5,1%. Finalmente, el empleo de los servicios aumenta una décima su registro anterior, hasta el 2,4%.

Por su parte, la remuneración de los asalariados pasa del 3,1% al 2,9% en tasa anual en el segundo trimestre de 2017. Este resultado es consecuencia del comportamiento tanto del número de asalariados (que crece un 3%, frente al 2,7% del trimestre anterior), como de la evolución de la remuneración media por asalariado (registra una tasa del -0,1%, frente al 0,4% del primer trimestre).

Temas

Ine, Pib, Paro, Ipc

Fotos

Vídeos