La confianza del consumidor en la economía alcanza máximos históricos

Marca los 108,3 puntos por la mejor valoración de la situación actual y una percepción positiva sobre su evolución en los próximos doce meses

D. VALERA MADRID.

La salud de la economía de un país se mide a través de multitud de datos, cifras y estadísticas. Pero también hay otra variable clave para juzgar su vitalidad que está relacionada con la percepción que los propios ciudadanos tienen de la marcha económica. Y en el caso de España los consumidores se muestran hoy por hoy muy optimistas respecto al momento actual y también sobre la evolución en los próximos doce meses. De hecho, el índice de confianza del consumidor de julio avanzó 2,5 puntos y se situó en máximos históricos al alcanzar los 108,3 enteros, según el estudio del Centro de Estudios Sociológicos (CIS) publicado ayer. La metodología de este informe considera que un índice superior a 100 es una valoración positiva, mientras que si no llega a esa frontera es negativa. Con el dato de julio el índice de confianza lleva cuatro meses por encima de esa barrera psicológica.

El optimismo actual está avalado por varios datos macroeconómicos como el comportamiento del PIB -la estimación del Gobierno es que se incremente este ejercicio un 3%, aunque algunos centros de análisis lo elevan al 3,3%-, el repunte de la demanda interna y de las exportaciones o la facilidad de financiación en los mercados. También por la evolución del mercado laboral, que en el segundo trimestre se redujo hasta el 17,2%, aunque todavía son niveles que casi doblan la media comunitaria.

La confianza del consumidor está conformada por una valoración de la situación actual de la economía en comparación a hace seis meses. Un índice que en julio también creció 2,8 puntos hasta alcanzar su cota máxima de 103,4 enteros. Ese avance se produce porque los consumidores dan buena nota a la evolución general de la economía, que aumenta en 4,5 puntos. También avanza 3,1 puntos la percepción de las posibilidades del mercado de trabajo. Ambos indicadores están en sus valores más altos de toda la serie histórica. La valoración de la situación de los hogares crece de forma más moderada, (0,7%), pero se encuentra ya en valores no alcanzados desde antes de la crisis.

La confianza de los consumidores también se traslada al futuro. Así, el índice de expectativas se incrementó 2,1 puntos hasta los 113,1 enteros gracias a la mejor percepción sobre la economía general y el mercado de trabajo en los próximos seis y doce meses.

Sin embargo, esta confianza contrasta con la situación existente hace apenas un año, cuando el índice se encontraba en el 94,8%. Una baja tasa influenciada por la inestabilidad política, ya que en aquellas fechas se acababan de producir las segundas elecciones generales sin aclarar la fragmentación parlamentaria. En cualquier caso, el índice tocó suelo durante los peores años de la crisis. Así, en 2012 la confianza se desplomó por debajo de los 40 enteros coincidiendo con el rescate bancario. Desde entonces fue mejorando poco a poco al ritmo que España dejaba atrás la recesión primero y después consolidaba su crecimiento hasta recuperar los 100 puntos en 2015. Aunque la incertidumbre política posterior hizo que fluctuara sobre esta tasa los dos siguientes años.

Llegar justo a fin de mes

A pesar de este optimismo, los detalles del estudio del CIS demuestran que la recuperación en los hogares es todavía muy frágil. Así, un 43,4% de los encuestados dice llegar justo a fin de mes e incluso un 17,3% reconoce que ha tenido que recurrir a los ahorros o contraer deudas para poder subsistir. Respecto al mercado laboral, un 35% considera que la situación actual es mejor que hace seis meses para encontrar un empleo, frente al 34,4% que piensa que es igual y el 26,6% que lo ve peor. El optimismo se incrementa de cara al futuro, ya que un 41,5% considera que la situación será más favorable para encontrar un empleo, frente al 28,1% que creen que será peor.

Asimismo, seis de cada diez encuestados estiman que el precio de la vivienda subirá durante el próximo año, frente aun 29,7% que piensa que se mantendrá igual y un exiguo 5,6% que cree que bajará.

Más

Fotos

Vídeos