La Comisión alerta de que una quinta parte del 'ladrillo' de la banca aún es tóxico

La UE estima que es un nivel «alto», aunque confirma la reducción global de dudosos al 5,3%, un punto superior a la media comunitaria

JOSÉ M. CAMARERO

madrid. La limpieza de inmuebles, solares y todo tipo de propiedades ligadas al 'boom' inmobiliario realizada en los últimos años por los bancos no ha sido suficiente, a juicio de la Comisión Europea. Sus responsables señalaron ayer que «pese a las mejoras» observadas en el entorno financiero, todavía existe un «elevado nivel» de activos improductivos en los balances de las entidades, una década después de comenzar la crisis.

En el caso de la cartera ligada a la construcción, el nivel de dudosos representaba un 20,8% del total hasta el segundo trimestre del año pasado. Y si se tiene en cuenta la estrictamente inmobiliaria, un 25,2%. Se trata de los últimos registros elaborados por Bruselas sobre el sector y plasmados en un informe en el que también apunta que la banca consiguió desaguar «a un mayor ritmo» esa parte de sus carteras en el primer semestre del año pasado.

El Ejecutivo comunitario espera que esta reducción continúe «de forma rápida» en los próximos meses. Y lo podrá hacer gracias a decisiones como las del Santander y BBVA, dos de las entidades que han llevado a cabo ventas de buena parte de su cartera de dudosos a inversores. Bruselas también reconoce que, tras la resolución del Popular, las alarmas se han encendido en otras entidades que han «comenzado a acelerar la limpieza» de sus balances intoxicados por el auge inmobiliario.

El informe comunitario calcula que el nivel de los activos improductivos con los que cuentan los bancos españoles representaba un 5,3% del total a mediados de 2017, frente a un 5,9% registrado un año antes, lo que supone una reducción del 11% en términos interanuales. A pesar de esta caída, la tasa media española se sitúa un punto porcentual por encima de la europea, que cerró en el 4,6% en junio de 2017, tras lograr un recorte de un punto en 12 meses.

Los balances de las entidades españolas se sitúan muy lejos de los problemas que presentan los de otras economías comunitarias, como en el caso de Grecia, donde casi un 47% de los activos acumulados son dudosos; el 33,4% de Chipre; el 15,5% de Portugal; el 12,2% de Italia; o el 11,6% de Irlanda. De hecho, hasta una decena de países de los 28 que por ahora forman la UE sitúan esa referencia por encima del 10%. La situación por la que atraviesan entidades de otros países es mucho mejor, con tasas de activos dudosos que apenas alcanza el 2,3% en Alemania, el 3,4% en Francia, e incluso el 1,6% en Reino Unido.

Ante estas cifras, el vicepresidente de la Comisión para el Euro, Valdis Dombrovskis, indicó que «el informe nos dice que el sol ha salido y la niebla se está disipando», en un discurso metafórico. Y añadió: «Continuaremos nuestros esfuerzos para asegurar que nos mantenemos en ese camino».

Morosidad de hace seis años

Precisamente, el Banco de España actualizó también ayer los datos de créditos impagados hasta el pasado mes de noviembre, con una tasa que representa el 8,07% del volumen de créditos en vigor. Se trata del registro más bajo de los últimos seis años, al situarse en el mismo nivel que en febrero de 2012, uno de los peores años de la crisis. El máximo histórico de esta estadística fue del 13,6% en diciembre de 2013.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos