La CNMV sitúa ahora en niveles «muy bajos» el estrés inversor en España

Su presidente reconoce, no obstante, que la tensión soberanista en Cataluña no ha ayudado a traer empresas pese al efecto del 'brexit'

J. A. B.

madrid. Los peores efectos para la economía española de cara al exterior, derivados fundamentalmente del incremento de la tensión soberanista en Cataluña, parecen haber pasado ya... al menos por ahora. Así lo consideró ayer el presidente de la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV), Sebastián Albellá, quien apuntó que los niveles de estrés para la inversión foránea en el país están «muy bajos» pese a lo ocurrido desde el verano.

Citó tres acontecimientos que, a priori, amenazaban con reducir esa confianza del capital extranjero. Primero la controvertida intervención de Banco Popular a principios de junio -una operación de la que el regulador hizo un seguimiento «muy activo», incluido el bono de fidelización posterior a sus accionistas ofrecido por el Santander-, luego los atentados terroristas en Barcelona y Cambrils a mediados de agosto y finalmente el acelerón en el proceso soberanista en Cataluña, que culminó con el referéndum ilegal del 1 de octubre y la declaración unilateral de independencia.

De hecho, Albella considera que uno de los elementos que más ha incidido en la imagen de estabilidad «que da legítimamente el país» es la situación catalana. No obstante, confirmó que la aplicación por el Gobierno del artículo 155 de la Constitución ha «destensado» el escenario. En cualquier caso, lamentó que esa tranquilidad «muy grande durante los últimos 40 años» se haya visto «afectada» por algunos actos.

Incluso «no ha ayudado» a la captación de empresas que buscan abandonar su sede en Reino Unido tras el 'brexit', tarea en la que la CNMV dice haber estado «muy activa».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos