La CNMC detecta abusos al tratar con los datos del consumidor entre compañías de la luz

J. M. CAMARERO

madrid. Las grandes eléctricas juegan con ventaja a la hora de vender sus ofertas de luz a los usuarios frente a lo que pueden hacer las compañías de pequeño tamaño que también operan en el mercado de la luz. Esa es la conclusión a la que ha llegado la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia al estimar que con el actual sistema por el que todo el sector se intercambia información de los clientes, las empresas dominantes «podrían condicionar la dinámica competitiva» del mercado. Hasta ahora, todos los operadores pueden acceder a una base de datos (denominada SIPS) en la que encuentran, entre otros puntos, cuál es el comercializador con el que un hogar tiene contratada la luz. Al disponer de esta información, a firmas como Endesa, Iberdrola, Gas Natural Fenosa, Viesgo y HC les puede ser «más útil», según la Comisión, al realizar una oferta alternativa al consumidor, a sabiendas de que si está pagando la factura a una pequeña firma, su capacidad de acción será mucho menor. Por eso, la CNMC ha trasladado al Ministerio de Energía la posibilidad de estudiar una modificación de la ley para eliminar ese dato del comercializador asignado a cada suministro.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos