Los chilenos Luksic también reclaman 113 millones por la liquidación del Banco Popular

J. M. CAMARERO

madrid. Los antiguos accionistas del Banco Popular concentrados en torno al grupo chileno Luksic se han sumado a los movimientos realizados por otros inversores al reclamar al Santander 113 millones de euros, la cantidad invertida en acciones de la firma liquidada en junio del año pasado y que acabó en manos del banco presidido por Ana Botín tras su resolución.

Los Luksic -unas de las mayores fortunas de Chile- tenían el 3,45% del Popular en el momento de su liquidación a través de la sociedad Aeris Invest. Tras analizar la información pública disponible, incluida la versión parcial del informe de Deloitte, consideran que el valor de la entidad era «muy superior al euro satisfecho por el Santander» para su adjudicación. Y estiman que este banco «se benefició de un enriquecimiento injusto», además de «incurrir en abuso de derecho» y «competencia desleal».

Ante las pérdidas asumidas por la resolución, los Luksic exigen al Santander el pago del valor de su inversión, además de intereses, o la articulación de una vía alternativa que les compense en las minusvalías registradas. La sociedad Aeris ya ha iniciado procesos judiciales contra el FROB en la Audiencia Nacional y la Junta Única de Resolución (JUR) en el Tribunal de la Unión Europea.

Este paso de los inversores chilenos llega apenas dos semanas después de que el inversor mexicano Antonio del Valle y otros socios, también antiguos accionistas del Popular, anunciaran el inicio del procedimiento de arbitraje internacional por 470 millones de euros contra España tras la resolución de la entidad.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos