La CEOE se rebela contra el «exceso» de regulación por «distorsionar el mercado»

Desde el principio de la crisis se han aprobado una media de 2,1 normas estatales al día y, salvo el parón político de 2016, habían crecido un 62%

J. A. BRAVO madrid.

En España se han aprobado 41.336 normas de rango estatal entre 1970 y 2016, una media de 899 al año y 2,5 al día. Son muchas, empujadas por el gran ritmo normativo que se produjo en los 15 primeros años de la serie, donde solo en dos ocasiones no se superó la frontera del millar por ejercicio. El nivel ha decaído poco a poco desde entonces mientras la democracia se consolidaba, pero sigue siendo alto, demasiado a juicio de la gran patronal.

La CEOE ha hecho balance y estima que sigue existiendo un «exceso» regulatorio que, a su juicio, «provoca distorsiones en el mercado y un alto nivel de cargas administrativas». Y, aunque la organización empresarial no ha cuantificado lo que supone eso en costes extra anuales -la última vez que lo hizo fue en 2012, y entonces cifró en 45.000 millones de euros la factura de lo que tildó de «madeja legislativa»-, sí detalla en un informe hasta donde llega esa producción legislativa.

En este sentido 2016 puede calificarse como un año excepcionalmente positivo para aligerar la carga normativa, debido a que la prolongación del Gobierno en funciones desde diciembre de 2015 hasta principios de noviembre del pasado ejercicio hizo que la actividad de la Administración se redujera de forma muy notable. El descenso alcanzó el 50,7%, con 436 reglas nuevas.

Pero salvando ese ejercicio totalmente anómalo, la foto fija que se saca de la producción legislativa en España parece refrendar la critica de la patronal sobre la existencia de un marco normativo «muy denso y complejo». Así, tomando como base las 884 reglas de rango estatal aprobadas en 2015, el incremento progresivo en cuatro años (desde las 544 de 2012) ha sido del 62,5%, arrojando una media de 2,4 al día, muy similar al registro histórico desde 1970 y el doble de las 1,2 por jornada que se contabilizaron en 2016.

Esas 884 normas de 2015, condicionadas por ser el último año de una legislatura y las prisas regulatorias que eso conlleva, suponen no obstante un 15% menos que el récord registrado en la última crisis, las 1.040 aprobadas en 2011 (2,5 al día), aunque el máximo histórico se registró en 1979 con 1.425 (3,9 por jornada).

Desde 2008 a 2015, lo que supone hablar de todo el período de crisis, la producción normativa estatal apenas ha descendido un 5%, y la media diaria se ha situado en 2,1.

Trasladado ese elevado ritmo al Boletín Oficial del Estado (BOE), hablamos de 171.905 páginas solo el año pasado (471 diarias), un 2,6% menos que en 2015. De otro lado, referido solo a leyes autonómicas, la media desde 2013 ha sido de 255 por ejercicio (0,7 por jornada), aunque hay gran disparidad entre territorios. Las más profusas han sido Navarra (38 anuales) y Murcia (22), seguidas de Cataluña (20,2). Regiones de gran tamaño como Andalucía (16,5) y Madrid (nueve) estuvieron por debajo.

La profusión normativa no es exclusiva de España. En la UE, por ejemplo, se adoptaron 1.950 actos legislativos en 2016, una media de 5,3 diarios. Y si analizamos los tres últimos años, el ritmo de producción se aproxima a los seis por jornada entre reglamentos comunitarios, directivas y otras decisiones.

A la CEOE le preocupa más el exceso nacional, «tan perjudicial para nuestra competitividad». Por eso ha realizado hasta catorce propuestas para «mejorar» la Administración y «simplificar» la legislación. Piden, por ejemplo, que se amplíe la operativa del sistema de remisión electrónica de documentos y que se simplifique el impuesto de sociedades.

También demandan que se cuente más con los operadores económicos en las conferencias sectoriales, para «velar por la unidad de mercado». Además, se quejan de la «manifiesta inseguridad jurídica» que les genera la «heterogénea» aplicación de la ley del procedimiento administrativo común, al no habilitar ésta un mecanismo único de notificación.

Más

Fotos

Vídeos