Cellnex pide estabilidad en Cataluña y medita 'volver'

La filial de Abertis, que sigue operando desde Barcelona pese a mover su sede, factura un 12% más y se dispara en Bolsa

C. REINO

madrid. Cellnex Telecom, filial de Abertis para infraestructuras de comunicaciones, elevó un 12% sus ingresos en 2017 hasta 792 millones de euros. No obstante, su resultado neto se redujo al cerrar con un beneficio de 33 millones de euros, un 17,5% menos que el año anterior, fundamentalmente debido al aumento de sus inversiones de crecimiento. De hecho, el resultado bruto (ebitda) mejoró un 22% hasta los 355 millones.

El nuevo máximo directivo de la compañía, tras la salida de Francisco Reynés a Gas Natural, Tobías Martínez, destacó que la diversificación del negocio sigue marcando la evolución de Cellnex. Los servicios de infraestructuras de telecomunicaciones alcanzan ya el 60%, cuando tan sólo hace tres años no superaban el 24%. También se han diversificado los ingresos por mercados: el 42% proviene ya de fuera de España, frente al 5% de 2014 previo a su salida a Bolsa.

La empresa decidió trasladar su sede de Barcelona a Madrid el 9 de octubre. Según Martínez, fue una decisión del consejo de administración por la «incertidumbre» sobre el marco jurídico que se podía producir en Cataluña como consecuencia del proceso secesionista. No obstante, también apuntó que el mismo órgano podría «tomar la decisión contraria» a medio plazo.

«A efectos prácticos», explicó, el traslado no ha supuesto «nada», «ningún problema» para la empresa. Eso sí, «no podemos estar cambiando de sede cada día», advirtió, por lo que pidió estabilidad a los políticos. En 2017 Cellnex invirtió 1.200 millones para crecer más y se revalorizó un 56% en la Bolsa.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos