Carteras de valores para afrontar el segundo trimestre del ejercicio

Muchos expertos incluyen a las grandes compañías de la Bolsa, mientras otros aconsejan no olvidarse de las pequeñas acciones

CRISTINA VALLEJO MADRID.

El primer trimestre ha sido más turbulento de lo esperado en las Bolsas. Tras los recortes, es posible que haya que darle una segunda oportunidad al mercado, dado que éste podría volver a retomar la senda alcista. Pero, ¿cómo hacerlo? Media docena de analistas y gestores comparten con los lectores sus apuestas para el segundo trimestre del año.

Entre sus valores favoritos hay varios de los pesos pesados del selectivo. Y uno de los nombres que más se repite es el del Santander. Lo apunta Nuria Álvarez, de Renta 4, que valora su estrategia basada en la mejora de la rentabilidad, que vaya a verse beneficiada por la mejora del ciclo en España y por el crecimiento en países como Brasil, y que vuelva al dividendo en metálico. A Rodrigo García, de XTB, le gusta esto último y, en general, su conjunto de excelentes ratios. Así, Ignacio Cantos, de Atl Capital, señala que cotiza a 0,88 veces su valor en libros y aún tiene sinergias ocultas que han de aflorar por la integración del Popular.

Ricardo Torella, de Gesinter, sin embargo, en el sector financiero se queda con Bankia, por su equipo gestor y su exposición a un mercado doméstico en recuperación y con la curva de tipos 'positivizándose'.

Telefónica es otro valor favorito. Felipe López-Gálvez, de Self Bank, señala que los resultados de 2017 dejaron buenas sensaciones, por el aumento de su beneficio y por la rebaja de su deuda. Y es que ése es su 'talón de Aquiles', su alto apalancamiento, pero este analista destaca cómo la empresa trabaja para recortarlo, elevar su duración e incrementar el pasivo tipo fijo para blindarse del escenario de incremento del precio del dinero. Torrella aporta otros dos argumentos: «Vale más que la suma de sus partes y por debajo de ocho euros presenta una buena opción».

Nuria Álvarez apuesta por una compañía ligada a las 'telecos': Cellnex, de la que destaca su crecimiento orgánico del 4% anual desde que salió a Bolsa, su generación de caja y un beneficio bruto de explotación de entre 405 y 415 millones de euros previsto para 2018.

Inditex también es interesante, según Cantos, sobre todo por debajo de 25 euros. López-Gálvez basa su apuesta por la compañía en factores positivos que se observaron en su última presentación de resultados: que haya tomado la decisión de publicar datos de las ventas 'on-line', que suponen el 10% del total y que crecieron a un ritmo del 41%; que mantenga la tradición de elevar el dividendo y que cuente con una caja de 6.380 millones de euros, lo que da margen para invertir y para lanzar un programa de recompra de acciones; que crece en ventas comparables en todas las regiones en las que opera y además que su margen bruto haya podido tocar suelo.

El último de los 'blue chips' que entra en varias carteras es Repsol. Álvarez destaca que 2017 fue muy positivo para la empresa, sobre todo por la reducción de la deuda. Ahora, como señala esta analista, el mercado está pendiente de dos cuestiones: del día del inversor del 7 de junio y de lo que hará con los fondos logrados con la venta del 20% de Gas Natural. Según López-Gálvez, no parece que vaya a utilizar estos últimos para reducir deuda, ni parece que tenga prisa por comprar una empresa en el corto plazo. Según este experto, si por un lado sus últimas caídas pueden suponer una oportunidad de compra, que los títulos que reparta con motivo de su 'scrip dividend' no vayan a proceder de una ampliación de capital sino que las comprará en el mercado implica que no habrá dilución de los accionistas.

Hablando de crudo, García apuesta por Técnicas Reunidas, de la que valora su cifra de negocios y su cartera de pedidos. Además, «el repunte del petróleo y el freno al euro ayudarán a que se aleje de mínimos».

Opciones en el 'ladrillo'

Fuera de los grandes nombres del indicador, también hay coincidencias. Así, Álvarez, Cantos y López-Galvez apuestan por Ferrovial. «Aprovecharíamos las caídas de los últimos meses para entrar en un valor con una excelente calidad de sus activos», señala el experto de Self Bank. Según Cantos, es posible que el mercado le esté aplicando un descuento mayor, porque tiene más deuda que otras compañías de su sector, pero señala que a los niveles actuales le gusta y que si se extrapolan los ratios que se pagan por Abertis o por las infraestructuras de OHL tendría que valer más. Álvarez añade que su cotización debería recoger la entrada de proyectos nuevos, recuerda que las subidas de los tipos en EE UU le favorecen puesto que llevan a un incremento de las tarifas de sus activos en el país y que desde la compra de la australiana Broadspectrum el grupo tiene más visibilidad geográfica.

Entre las constructoras, Torrella se queda con Sacyr, por la historia de su reestructuración, así como el peso de su inversión en Repsol. Además, los ratios a los que cotiza frente al sector le dan aún potencial. También las inmobiliarias tienen adeptos: a Torrella le gusta Colonial, por su cartera de oficinas en los mejores sitios de Barcelona y de Madrid. Y añade: «Si cotizara a los ratios que pagó por Axiare, el precio tendría que subir». López-Gálvez se inclina por Merlin: «Muy castigada el año pasado por el asunto de Cataluña, a medida que éste ha pasado a un segundo plano recuperará la confianza».

Entre las 'utilities', García apuesta por Enagás, debido a un castigo que él considera excesivo. También le gusta a Cantos, que señala su rentabilidad por dividendo, superior al 6% y también que por mucho que cambie la regulación o suban los tipos su retribución no va a caer por debajo del 6,5%. Nicolás López, de MG Valores, se inclina por Gas Natural, porque es la compañía del sector que tiene más diversificación tanto geográfica como de actividad, lo que puede favorecer que se pueda defender mejor de una subida de los tipos.

¿Mejor pequeños valores?

López defiende, en un entorno como el actual, apostar por valores de tamaño más pequeño. Así, del Ibex-35 y junto a Gas Natural, apuesta por Acerinox e IAG. La primera, por la resistencia del sector de las materias primas en la corrección. Además, esta compañía no se ve perjudicada (incluso sale beneficiada) por los aranceles de EE UU al acero y al aluminio, puesto que tiene producción en el propio país. También a Cantos le gusta. Y a Torrella, aunque le ve más potencial a ArcelorMittal.

En cuanto a IAG, destaca la buena marcha de su negocio, su saneada posición financiera, una valoración atractiva y que se esperen crecimientos de su beneficio de entre un 10% y un 15% en los próximos años. Para García, «todo lo relacionado con el sector del turismo parece una buena inversión» y, además de proponer a IAG, apunta Meliá, que puede ser una de las sorpresas de los próximos meses en Bolsa.

Los dos valores de fuera del Ibex por los que apuesta López son Faes y Ence. La primera porque pertenece a un sector, el farmacéutico, que se defiende bien en cualquier entorno. Además, en 2017 progresó bien en beneficios y ventas. La segunda, una papelera, porque la falta de capacidad productiva está provocando una subida del precio del papel.

La opción del Mercado Continuo escogida por García es Gestamp, por la bonanza del sector y porque esta compañía en concreto ya cuenta con los suficientes historial y liquidez.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos