Cambio de Gobierno inminente para cubrir el hueco en Economía

La ministra de Agricultura, Isabel García Tejerina. :: efe/
La ministra de Agricultura, Isabel García Tejerina. :: efe

Si el titular es un ministro, Tejerina cuenta con más opciones para ocupar un cargo que debe resolver la privatización de Bankia y la sucesión de Linde

J. M. CAMARERO

madrid. La designación de Luis de Guindos como vicepresidente del Banco Central Europeo (BCE) le va a permitir a Mariano Rajoy acometer una recomposición de su Gobierno... o no. El mutismo del presidente sobre cómo recompondrá el puzle ministerial es de tal grado que podría realizar mínimos movimientos para salir del paso con el nombramiento de un titular de Economía dentro del Ejecutivo, sin tener que tocar demasiados cargos, o alguien ajeno al Gobierno actual; u optar por una remodelación más amplia aprovechando la crisis política derivada del conflicto independentista, aunque esta última opción parece la más desacertada a tenor de las intenciones mostradas por el presidente.

Nada se sabe hasta que «en los próximos días» el presidente realice el anuncio. Ese es el plazo que el futuro 'número dos' del BCE, De Guindos, concretó para presentar su dimisión. No esperará a que el 22 de marzo el Consejo de Europa le refrende en el cargo. Buena parte de las miradas se centran en la titular de Agricultura, Isabel García Tejerina. Sus dotes negociadoras en Bruselas suponen una ventaja para quien es una de las ministras menos populares de Rajoy -solo la conoce un 30% de la población, según el último CIS-. Así, amortizaría un puesto para los dos años que, como mucho, restan de legislatura. Y, además, es mujer, una cuestión que también juega a su favor en un momento como el actual. Ante ese posible traslado, Tejerina se limitó a indicar, en una entrevista en este diario, su «ilusión» por los retos a los que se enfrenta a medio plazo.

En la carrera por la cartera económica también se encuentra el actual ministro de Energía, Álvaro Nadal, anterior director de la Oficina Económica de la Moncloa; o su propio hermano, Alberto Nadal, secretario de Estado de Hacienda; su esposa, Eva Valle, responsable de la Oficina Económica de Presidencia del Gobierno; Emma Navarro, secretaria general del Tesoro; o Rosa Sánchez Yebra, vicegobernadora en el Banco de Desarrollo del Consejo de Europa. Solo Fernando Becker, exdirectivo de Iberdrola, emerge como figura externa para hacerse con el Ministerio de Economía.

Quien asuma el cargo, tendrá que hacer frente a la privatización total de Bankia. El Estado aún posee un 60% del capital del banco y el plazo para la venta vencería a finales de 2019, aunque el FROB ya no descarta materializarla más allá de 2020. Antes de llegar a ese momento, a mediados de año, el titular de Economía deberá negociar quién es el sucesor de Luis María Linde, cuyo mandato como gobernador del Banco de España, concluye en meses.

Además, el Congreso tiene que validar la nueva Ley Hipotecaria. El futuro ministro económico tiene pendiente la fusión de los organismos reguladores (CNMV, CNMC...); la negociación de la Unión Bancaria; o la ley que defina las resoluciones bancarias, como la del Popular.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos