BBVA avisa de la merma de ingresos que provocan los incentivos a la contratación

La entidad financiera también señala que la mejora en la recaudación impositiva se irá «moderando» con el transcurso del ejercicio

D. VALERA

madrid. El Gobierno contempla que los ingresos por cotizaciones sociales aumenten un 6,8% este año hasta los 110.560 millones, según consta en los Presupuestos Generales de 2017. Una mejora basada en el buen comportamiento del mercado laboral. Sin embargo, puede que ese cálculo sea demasiado optimista debido a las distintas bonificaciones a la contratación. Al menos así lo advierte el BBVA Research en el último informe publicado ayer. En dicho documento reconocen el «efecto positivo» de la recuperación del empleo -las proyecciones del Ejecutivo apuntan a la creación de medio millón de puestos de trabajo anuales- para las arcas de la Seguridad Social. Pero al mismo tiempo avisan de que esos ingresos se verán «moderados» por medidas de incentivación a la contratación indefinida, que «restarán dinamismo» a los recursos durante este ejercicio.

Aunque el informe no cite casos concretos, es evidente que fórmulas como la tarifa plana de 100 euros merma los ingresos de la Seguridad Social en un momento en el que el sistema acumula un déficit de más de 18.000 millones (el mayor de su historia) y después de que el Estado haya habilitado la concesión de un préstamo de 10.000 millones para poder hacer frente a las pagas extras de las pensiones sin agotar el Fondo de Reserva.

Pero el BBVA también advierte que la mejora de la recaudación impositiva, derivada de la recuperación de las bases imponibles y de las últimas subidas impositivas, se irá moderando a medida que transcurra el año. El Gobierno espera que los ingresos tributarios recuperen este año el nivel precrisis al crecer un 8% y superen los 200.000 millones. Sin embargo, otras instituciones como la Autoridad Independiente de Responsabilidad Fiscal (AIReF) dudan de esa evolución tan positiva y ponen el foco en el IRPF al apuntar que su crecimiento será la mitad del previsto.

Por otro lado, el informe del BBVA Research también prevé que España cumplirá el objetivo de déficit del 3,1% fijado para este año y que le dejará a las puertas de abandonar la vigilancia más estrecha de Bruselas. En concreto, considera que el mayor crecimiento económico (el BBVA estima que el PIB avance el 3,3%) unido a un ajuste del gasto por la caída de las prestaciones por desempleo y el ahorro de intereses, lograrán corregir el desfase.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos