El Banco de España limita el impacto de la crisis catalana al último tramo de este año

Apunta que la economía camina por el escenario menos peligroso entre los estimados, mientras De Guindos ya vaticina un crecimiento del 3%

JOSÉ M. CAMARERO

madrid. El conflicto independentista que ha azotado a Cataluña en las últimas semanas está calmando poco a poco las peligrosas derivadas económicas que habían aparecido tras la celebración del referéndum del 1 de octubre o la declaración unilateral de independencia, entre otros tensos momentos. Así lo estima el Banco de España, cuyo director general de Economía y Estadística, Pablo Hernández de Cos, ha restringido los efectos de esta crisis a este último trimestre del año.

Este directivo del supervisor reconoció ayer que los indicadores de incertidumbre con los que trabajaba el Banco de España han evolucionado «en la línea con el escenario más benigno» que había calculado la institución, con un drenaje del 0,3% del PIB. Así lo indicó en una jornada organizada por Mutuactivos y 'El Nuevo Lunes' en la que recordó que el otro escenario posible, «mucho más agresivo», indicó, implicaba una caída de 2,5 puntos porcentuales si la situación política se enquistaba.

En cualquier caso, Hernández de Cos afirmó que será a principios de 2018 cuando el supervisor constate cuál es la sangría económica real provocada por el conflicto catalán, aunque los indicadores con los que trabajan -aún escasos- han empeorado «menos» de lo que preveía la propia institución.

En este sentido, el ministro de Economía, Luis de Guindos, aseguró en el Congreso de Directivos CEDE en Alicante que la economía mantendrá el próximo año un crecimiento intenso cercano al 3%, con una creación de empleo fuerte y una corrección importante del déficit, a medida que el problema catalán se disipe. En ese acto, el presidente de la Cámara de Comercio, José Luis Bonet, afirmó que la marca Barcelona «está muerta», tras perder la sede de la Agencia del Medicamento, y que su recuperación depende de las elecciones.

Planes de pensiones

Por otra parte, Pablo Hernández de Cos indicó respecto a los planes de pensiones, que «habrá que replantearse el modelo» de incentivos si solo se logra trasladar el ahorro de un activo a otro. «Hay que incrementar el ahorro», afirmó. También instó al Gobierno a aprovechar el entorno de tipos bajos de interés para acometer las reformas necesarias para mejorar la productividad y afrontar el envejecimiento poblacional. Respecto a si se está generando una burbuja financiera, el director general de Renta 4, Jesús Sánchez-Quiñones, aseguró que parece «evidente» que existe pero «de momento está bajo control». El director del Servicio de Estudios de Mutua Madrileña, Conrado Espí, explicó que la política monetaria ha sido adecuada pero también ha tenido consecuencias negativas.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos