Verdú y Sánchez Barcoj tendrán que sentarse en el banquillo por el caso Bankia

J. M. C.

madrid. La Sección Tercera de la Sala de lo Penal de la Audiencia Nacional ha rechazado finalmente los recursos del exvicepresidente de Bankia Francisco Verdú Pons, el exdirector financiero Ildefonso Sánchez Barcoj y otros cinco antiguos directivos de la entidad, presentados contra el procesamiento dictado por el juez Fernando Andreu el pasado mes de mayo por la salida a bolsa. Todos tendrán que sentarse en el banquillo junto al expresidente del grupo, Rodrigo Rato.

En el caso de Sánchez Barcoj, la Sala recuerda que las cuentas de 2010 aprobadas en el consejo de administración de marzo del siguiente año fueron presentadas por el propio procesado, quien como director financiero era «responsable de su elaboración». Además, indica que existió un cobro de 'bonus' «gracias al mantenimiento de la falacia contable de no contabilizar las pérdidas por deterioro y cargarlas contra la cuenta de reservas».

La Sala le recuerda que en diciembre de 2010 fue nombrado director financiero de BFA: «El hecho de que el recurrente presentase ante el consejo de administración las cuentas, unido a su real nombramiento como financiero, es indicio racional que permite inferir su directa responsabilidad».

Sobre el exvicepresidente Verdú Pons, el tribunal desestima su recurso porque el procesado ha reconocido que fue consejero delegado cuando el consejo de Bankia aprobó la información económica y financiera del folleto de las condiciones de salida a Bolsa.

Según la Sala, está «acreditado documentalmente» que en una reunión inmediatamente anterior a esa se puso de relieve que las cuentas de Bankia no cumplían «la normativa nacional e internacional» y no reflejaban «la imagen fiel de la entidad».

Arturo Fernández, también

El tribunal también desestima el recurso presentado por la defensa del empresario Arturo Fernández al entender que las diligencias adoptadas durante la instrucción ponen de manifiesto que éste formaba parte del consejo de administración de Bankia en junio de 2011, cuando se adoptaron los acuerdos para poner en marcha la salida a bolsa. Una maniobra que contuvo «una serie de irregularidades» que no se ajustaban a la normativa.

Fotos

Vídeos