Unicaja sale a Bolsa con el reto de crecer como banco regional entre los grandes

Azuaga, junto a la consejera Petra Mateos y el resto de miembros del consejo de administración de Unicaja Banco. / Sur

Manuel Azuaga destaca el paso histórico que hará más visible a un «banco prudente basado en familias y empresas»

José Vicente Astorga
JOSÉ VICENTE ASTORGA

Misión cumplida. Y con nota. No era el mejor momento pero sí esa ‘ventana de oportunidad’ cada vez más estrecha y complicada para dar pasos adelante en el sector financiero tras las sucesivas tormentas en junio. Unicaja Banco, como dijo ayer su presidente, Manuel Azuaga, juega ya «en primera división empresarial» tras una jornada para la historia de la entidad y también de la vida empresarial malagueña. «Estoy convencido de que la salida a Bolsa potenciará nuestra imagen, reforzará nuestra actividad y nos facilitará seguir en la senda de la innovación y el diálogo con nuestros accionistas», aseguró Azuaga, quien defendió el «modelo de banca prudente basado en familias y empresas que aspira a seguir creciendo en una época compleja en la que la «intermediación financiera sigue teniendo un crucial importancia crucial para el desarrollo económico y social, y Unicaja tiene la voluntad inequívoca de seguir trabajando en esa función».

Noticias relacionadas

En su mirada al pasado de la entidad, y en el capítulo de los agradecimientos, Azuaga expresó su gratitud a la plantilla y el «reconocimiento personal de manera especial, por ser de justicia, a la labor desempeñada por Braulio Medel y a los equipos que ha dirigido en la génesis y consolidación del proyecto empresarial que hoy da el salto al mercado bursátil». Medel, presidente de la fundación bancaria Unicaja, no estuvo presente en el acto, que reunió a unas 150 personas en la sede de la Bolsa, entre directivos de la entidad, de los bancos colocadores, asesores de la operación e invitados.

La Oferta Pública de Suscripción (OPS)arrancaba asegurada por un ‘pool’ de bancos de inversión con Morgan Stanley y UBS a la cabeza. La cotización cerró con un alza del 6,36 por ciento frente a caídas en el resto de los bancos con los que a partir de ahora Unicaja se medirá a diario. El precio inicial de 1,10 euros cerró así en 1,17, lo que supone valorar la entidad en 1.818 millones frente a los 1.703 en que estimaba su valor con el precio de salida de 1,1 euros. El espaldarazo financiero al séptimo banco español por activos es claro. Inversores internacionales especialistas en banca y «con la vista el largo plazo» dibujan el perfil mayoritario de los nuevos accionistas atraídos por la ampliación del 40,3 por ciento, que supondrá rebajar al 52% –49,7% si se activara la potestad de sobresuscripción para corregir la cotización– la mayoría que poseía hasta ahora la fundación (86,7%). La mitad de los inversores institucionales son fondos de origen americano, un 36 ciento británicos y sólo un 13 por ciento nacionales, señalaba a los periodistas el director financiero del banco, Pablo González, persona clave en todo el proceso previo a la prospección de la demanda de inversores y con una participación directa en el ‘road show’ que ha llevado a los directivos de la entidad por Nueva York, Francfort, Londres y París. En su opinión, el éxito de la operación «pone de manifiesto la apuesta y la importancia que los inversores dan al mercado financiero español y las entidades sólidas». González confirmó que las peticiones de suscripción superaron «en más de dos veces» la OPS.

La demanda de títulos sacados al mercado supera en más del doble a la oferta

Por su parte, el consejero delegado Enrique Sánchez del Villar, negó que la entidad «se hubiera quedado corta» con los 1,1 euros por acción. «Se ha cumplido de sobra con el objetivo de capital y de atraer a inversores de calidad que se pretendía. Perseguíamos una ampliación que cubriera nuestras necesidades de capital, y las cubre, para afrontar el crecimiento futuro y cumplir con los requerimientos al tiempo que mantenemos uno de los colchones de capital más destacados del sector y esto ha sido muy bien entendido por los inversores que han confiado en nosotros», explicó.

Banca prudente

En su discurso, Azuaga presentó a Unicaja Banco como un «modelo de banca prudente» que aspira a seguir creciendo «en una época compleja». Destacó la «esencia local» como garantía de «cercanía y de un profundo conocimiento de nuestros clientes» en Andalucía y Castilla y León, las dos comunidades donde es una entidad de referencia. La trayectoria de las cinco cajas, algunas centenarias, que dieron origen Unicaja hace 26 años estuvo presente en su mensaje, en el que destacó «el mantenimiento de los valores iniciales de trabajo, esfuerzo y compromiso» como las claves para llegar a un día histórico. Resaltó la capacidad del banco para mantenerse «independiente en esta complicada fase de profundas e intensas transformaciones del sector financiero durante los difíciles años de la crisis», algo que ha hecho, consolidando cuota de mercado y áreas de negocio.

Con la ampliación de capital, Unicaja Banco obtendrá capital para afrontar el repago de los ‘cocos’, 604 millones que el Frob inyectó en Banco Ceiss y cuya alta retribución a más del 9 por ciento dejará de lastrar los beneficios. También se propone el control completo de la entidad, en la que el fondo público posee un 21 por ciento valorado en 62 millones.

Fotos

Vídeos