Unicaja Banco gana 138 millones y destina a dividendo el doble que el año pasado

Sede de Unicaja en Málaga (archivo)./SURGráfico
Sede de Unicaja en Málaga (archivo). / SUR

La entidad malagueña cierra el año de su salida a Bolsa con un aumento del 2,5% en su beneficio y una revalorización de sus títulos cercana al 20%

Nuria Triguero
NURIA TRIGUERO

El Grupo Unicaja Banco obtuvo un beneficio neto de 138,4 millones de euros en 2017, lo que supone un aumento del 2,5% respecto al año anterior y un ratio de rentabilidad sobre recursos propios (ROE) del 4,1%. Este resultado está condicionado por el proceso de reordenación de su negocio de seguros de vida: la entidad compró a Mapfre el 50% de Duero Vida y Pensiones que compartían y pasó a trabajar con Santa Lucía como único proveedor de seguros. Sin el efecto de estas operaciones, su beneficio se habría situado en 189,3 millones, un 40% más que en 2016, y su ROE habría alcanzado el 5,6%. El objetivo del plan de negocio con el que Unicaja se presentó en Bolsa es superar el 8% en el año 2020.

En su primera presentación de resultados anuales tras su salida a Bolsa, Unicaja Banco anunció un dividendo récord en su historia. Concretamente destinará a retribución del accionista 34,6 millones de euros, una cuarta de parte de su beneficio. Esta cantidad duplica la de 2016 y permitirá pagar a cada acción un importe de 2,1 céntimos, que es un 17% superior al de 2016. Este incremento, que aumenta el atractivo de la entidad cara a los inversores bursátiles, es posible gracias al «reforzamiento de los niveles de solvencia y de la calidad de su capital», que a su vez son consecuencia del «mantenimiento de la capacidad de generación de resultados y la reciente salida a Bolsa», según explicó ayer la entidad a través de un comunicado. Para 2020, la entidad se ha marcado la meta de repartir el 40% de su beneficio anual entre sus accionistas.

Crecen los ingresos y disminuyen los costes

Los principales factores que permiten mantener «unos elevados niveles de generación de resultados» son, según Unicaja Banco: «un sólido margen de intereses, soportado, por un lado, por el incremento de las operaciones que potencian los ingresos y, por otro, por la fuerte reducción de los costes de financiación minorista y mayorista; unos ingresos por comisiones superiores a los obtenidos en el año anterior; la disminución de los gastos de explotación; la reducción de las necesidades de saneamiento del crédito (tanto por la reducción de activos no productivos como por los elevados niveles de cobertura mantenidos) y la mejora de resultados procedentes de la gestión de activos inmobiliarios, lograda con un significativo incremento en las salidas netas de activos no productivos, que ascienden en 2017 a 1.201 millones».

El margen bruto del grupo se sitúa en 997 millones de euros, lo que unido a una caída del 3,5% de los gastos de explotación da lugar a un resultado antes de saneamientos de 364 millones, en tanto que el beneficio atribuido asciende a 142,4 millones.

El agregado del margen de intereses y las comisiones se eleva a 803 millones de euros al cierre del ejercicio 2017, suponiendo un 1,42% respecto a los activos totales medios. «Se incrementan las operaciones generadoras de ingresos y se reducen los costes de financiación, posibilitando compensar el efecto que los bajos tipos de interés están teniendo sobre la rentabilidad media de las inversiones crediticias y de la cartera de deuda», explican desde la entidad. Los ingresos por comisiones aumentaron un 6,1% respecto al cierre del año anterior.

Por otra parte, Unicaja Banco se anotó 98 millones de euros por resultados por operaciones financieras. Como resultados de otros productos y cargas de explotación se contabilizan 24 millones. Este importe retrocede respecto al año anterior, debido principalmente al proceso de reordenación de las alianzas de bancaseguros, que se inició en 2016 con la venta de los derechos de comercialización de seguros no vida a Caser, lo que contribuyó a que este dato fuera excepcionalmente alto en dicho año.

Respecto a los costes de explotación, en 2017 la entidad consiguió una reducción del 3,5% respecto a 2016. La plantilla del grupo ha disminuido un 10% en los últimos dos años, mientras que la red de oficinas lo ha hecho un 9%.

En el ejercicio 2017 se destinaron a saneamientos y otros resultados un importe de 224 millones de euros, de los que 98 millones corresponden al impacto de la reordenación en el ámbito de bancaseguros. En cambio, los saneamientos correspondientes a inversión crediticia e inmuebles son un 51% inferiores a los de 2016, debido a la reducción tanto de activos dudosos como de los adjudicados.

El nuevo crédito al sector privado crece un 36%

La entidad destacó en su presentación de resultados el impulso registrado en la concesión de nuevas operaciones de préstamo a empresas y particulares, con nuevas formalizaciones por importe de 3.080 millones de euros, 814 millones más que en 2016, o lo que es lo mismo, un 36% más. Concretamente la producción crece 627 millones en el segmento de pymes y resto de empresas, con un aumento interanual del 44%; y 187 millones en el segmento de particulares, lo que supone un incremento interanual del 22%.

En 2017 el saldo del crédito a la clientela siguió disminuyendo respecto al año anterior debido a que pesaron más las amortizaciones que los nuevos créditos concedidos. Pero la entidad espera que en 2018 se produzca un «punto de inflexión» en este sentido, de forma que el volumen total de crédito vuelva a crecer de nuevo, según explicó ayer el consejero delegado de Unicaja Banco, Enrique Sánchez del Villar, en una transmisión vía web con inversores que se realizó con posterioridad a la comunicación de resultados a la CNMV.

Por otra parte, se mantiene en 2017 el «crecimiento de los recursos de clientes con menor coste financiero y de aquellos que, por su naturaleza, aportan más ingresos por comisiones», incrementándose el saldo de las cuentas a la vista del sector privado (13,2% de variación interanual) y de los productos fuera de balance (9,1%).

El volumen de recursos administrados gestionados por el grupo (sin ajustes por valoración) se eleva a 58.202 millones de euros a cierre de 2017. Los recursos de clientes minoristas se sitúan en 50.417 millones, con un crecimiento acumulado en el año de 2.239 millones de euros (4,6%). De estos, los recursos gestionados mediante instrumentos fuera de balance se elevan un 9,1% (1.064 millones) en el año hasta los 12.699 millones.

Fuerte reducción de activos improductivos

Uno de los hitos más importantes del ejercicio 2017 para Unicaja Banco ha sido la reducción de los activos no productivos (así se denomina a la suma de activos dudosos y activos adjudicados inmobiliarios): la entidad se ha quitado de encima activos por valor de 1.201 millones de euros, equivalentes al 20,8% del total. Cabe recordar que el año pasado firmó dos grandes operaciones de venta de suelos adjudicados: el acuerdo con el fondo noruego Axactor, de 4.000 inmuebles; y la venta a Neinor de suelos para construir 800 viviendas. El saldo de activos dudosos del Grupo Unicaja Banco se sitúa en 2.710 millones de euros, acumulando una caída de más de 2.100 millones desde finales de 2014.

Así, la tasa de morosidad cae 1,1 puntos porcentuales, situándose en el 8,7%; mientras que la cobertura de los activos no productivos se sitúa en un 56%, una de las más elevadas del sector. De hecho, la ratio Texas, que mide el porcentaje que representa la suma de los activos dudosos y los adjudicados sobre el agregado de provisiones de dudosos, provisiones de adjudicados y capital, se sitúa en el 72,4%, tras reducirse 22,3 puntos porcentuales respecto al cierre de 2016.

Se refuerzan la solvencia, el capital y la liquidez

Otro aspecto que quisieron ayer resaltar los responsables de la entidad es el reforzamiento de sus niveles de solvencia. Su ratio de capital ordinario de primer nivel (CET1) se sitúa en el 14,6% y el de capital total en el 15,1%. Esto supone un incremento interanual de 0,8 y 0,9 puntos porcentuales, respectivamente. Son niveles que superan holgadamente los requerimientos establecidos a la entidad por el BCE para 2018, que sitúan la ratio CET1 en el 8,125% y la de capital total en el 11,625%.

En términos de ‘fully loaded’ (una vez finalizado el período transitorio de aplicación de la normativa de solvencia), Unicaja Banco presenta una ratio CET1 del 12,8% y de capital total del 13,3%. Esto supone un incremento interanual de 1,0 puntos porcentuales en la ratio CET1 y de 0,9 en la de capital total.

Los activos líquidos disponibles y descontables en el BCE, netos de los activos utilizados, se elevan al cierre del ejercicio a 14.177 millones de euros, lo que representa un 25,2% sobre el balance total. «Este importante volumen de activos líquidos permite gestionar con comodidad los próximos vencimientos de emisiones en mercados», aseguró ayer la entidad.

Revalorización bursátil

Desde el 30 de junio, que marcó su estreno en Bolsa, Unicaja Banco acumula una subida en su cotización cercana al 20% (la acción se revalorizó el 19,4% hasta 1,314 euros, a cierre del ejercicio). En diciembre, la primera empresa malagueña que cotiza en Bolsa fue incluida en el Índice Ibex Medium Cap, así como en los índices generales de la Bolsa de Madrid y de la Bolsa de Barcelona.

Más

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos