Transferencias al instante de hasta 15.000 euros entre toda la banca europea

El día 21 se pone en marcha el sistema que permite el traspaso directo de dinero entre cuentas con una posible rebaja de costes

J. M. CAMARERO

madrid. El sistema de transferencias bancarias, uno de los servicios más utilizados por los clientes, sufrirá un cambio radical a partir del próximo día 21 de noviembre, al permitir la recepción del dinero enviado entre cuentas en apenas unos segundos. Ya no habrá que esperar de un día para otro, e incluso más tiempo, para tener la cuantía ingresada, como ocurre en muchas ocasiones hasta ahora, con los inconvenientes que genera entre los usuarios.

La llegada de este mecanismo exprés denominado TIPS (siglas en inglés de Target Instant Payment Settlement), permite ordenar una transferencia bancaria por una cuantía que, como máximo, podrá ser de 15.000 euros, para que sea traspasada en pocos segundos a la cuenta de destino. En principio, el grueso de los bancos españoles se encuentran adheridos a esta iniciativa, aunque hay que tener en cuenta que no todas las entidades tienen por qué habilitar este mecanismo desde la próxima semana. Será cuando lo consideren oportuno, según sus políticas comerciales, según aclaran fuentes del sector financiero.

Otra de las novedades de este sistema es que permite realizar transferencias en toda la zona euro, desde cualquier banco español a otro comunitario, y viceversa, en el mismo plazo de tiempo. Al mecanismo se unirán 600 entidades, aunque su incorporación dependerá de cada territorio, y podría prolongarse durante 2018. En principio, estaba previsto que el TIPS comenzara a funcionar a finales del próximo año, aunque las autoridades han decidido anticipar su puesta en marcha tras las últimas inversiones tecnológicas realizadas por la banca en el mismo.

Más allá de la rapidez con la que se transferirá el dinero entre cuentas bancarias, el coste de estas transacciones también puede cambiar con respecto al actual. En principio, el importe de las comisiones que se cobran entre los bancos por emitir y recibir dinero de transferencias bajará, situándose en una horquilla de entre 0,2 y 0,5 euros. Sin embargo, estas rebajas no tienen por qué implicar que las tarifas que cobran a sus clientes por esas acciones también lleven el mismo camino. Cada entidad deberá establecer sus precios, siguiendo sus políticas comerciales y de vinculación que tengan establecidas en cada caso. «Hay que tener en cuenta que implantar este sistema conlleva un coste e inversión para las entidades», señalan en el sector. «Sí que supondrá una mayor competencia entre los bancos», señalan estas fuentes, anticipando posibles rebajas para el cliente.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos