Liberbank asume pérdidas de 270 millones para sanear su balance

Con más del 50% de su ampliación ya cubierta, ha dotado de golpe 600 millones tras vender su cartera de activos inmobiliarios a dos fondos

J. M. CAMARERO

madrid. Liberbank, que aglutina a las antiguas cajas de Asturias, Cantabria, Extremadura y Castilla-La Mancha, sufrió unas pérdidas de 270 millones de euros en los nueve primeros meses del año. Lo hizo para acelerar el drenaje de activos improductivos, de los que ahora se ha desprendido por un valor superior a los 600 millones de euros, según comunicó ayer a la CNMV.

El volumen de los activos inmobiliarios suponía uno de los lastres que tenía la entidad, como consecuencia de la herencia de la crisis. Su traspaso era una necesidad para fortalecer el balance del grupo, a las puertas de la macroampliación de capital por 500 millones de euros. Ayer, el consejo de administración de Liberbank acordó ejecutar la ampliación de capital a un precio de 0,25 euros por acción. La entidad pondrá en circulación 1.996 millones de nuevas acciones con un valor nominal de 0,02 euros más una prima de emisión de 0,23 euros. Las acciones del grupo subieron ayer un 0,27% hasta los 0,737 euros por acción.

Sus principales accionistas se han comprometido a acudir a la ampliación suscribiendo la parte que les corresponde. Además, las fundaciones bancarias que controlan el 43,8% del capital han puesto a la venta entre inversores institucionales un 18% por unos 125 millones, que correspondería a sus derechos de suscripción preferente.

Liberbank anunció el domingo la venta de su cartera de inmuebles improductivos a los fondos Bain y Oceanwood por 602 millones de euros. Gracias a esa operación, la entidad financiera ha conseguido reducir su exposición inmobiliaria en 1.044 millones de euros entre enero y septiembre, muy por encima de los 800 millones previstos, según indicaba en el folleto de la ampliación de capital. Eso sí, el rápido desagüe de su 'ladrillo' tóxico se ha materializado con un descuento próximo al 60% sobre su valor en libros. Durante la primera mitad del año vendió a través de su red 260 millones. En el tercer trimestre, otros 210 millones. Y ahora los 600 millones anunciados.

La dirección de Liberbank ha optado por la estrategia de evacuar de la forma más rápida posible la cartera inmobiliaria que más daño podía hacerle a su balance, a costa de asumir más pérdidas puntuales. Sin embargo, lo ha conseguido elevando las coberturas del 40% al 50% y manteniendo sus ratios de solvencia en el 10,3% en el caso del CET1, y el 12% en el total, por encima de los requerimientos y antes de añadir la solvencia que le aportará la ampliación.

El resultado del banco antes de provisiones o margen neto se situó en 182 millones tras reducirse un 56,4%, que se convierten en pérdidas de 463 millones antes de impuestos por un deterioro de activos de unos 232 millones y otros quebrantos de 434 millones. Estas dos partidas hacen que los saneamientos de Liberbank asciendan a 666 millones.

A su vez, el margen de intereses fue de 303 millones, un 10,7% menos, debido al descenso en la aportación de la actividad minorista. Los ingresos por comisiones también se redujeron, un 5,2% hasta 130 millones, con lo que los recursos típicos bancarios -intereses y comisiones, sobre todo- quedaron en 433 millones y el margen bruto cayó un 32,9%, hasta 500 millones, después de que el resultado de operaciones financieras se redujera un 77,6% interanual.

Fotos

Vídeos