Jaime Botín rompe el pacto con la Fiscalía y será juzgado por un delito fiscal

D. V.

MADRID. Jaime Botín será juzgado por un presunto delito fiscal después de que el expresidente de Bankinter haya roto el acuerdo alcanzado con la Fiscalía de Madrid y la Abogacía del Estado. En dicho pacto el banquero había aceptado una pena de nueve meses de prisión y una multa de 506.134 euros por haber defraudado un millón de euros en el pago de impuestos en la compra de un avión. Sin embargo, Botín decidió ayer desligarse de ese acuerdo que estaba vinculado a un principio de confidencialidad que se incumplió al filtrarse las condiciones del pacto. Por tanto, el banquero será juzgado y deberá afrontar penas más duras. De hecho, las diligencias vuelven al juzgado de Instrucción número 49 de Madrid.

En concreto, la Fiscalía acusa a Botín y a otras tres personas de haber creado un entramado societario con el cual deslocalizaron de manera «artificiosa» una aeronave propiedad de Botín a Portugal con el fin de no pagar impuestos por la operación. Y es que en el país vecino no existe tributación para este tipo de compraventas. El problema es que, según el Ministerio Público, la base de operaciones del aparato se encontraba mayoritariamente en España, especialmente en el aeropuerto de Torrejón.

De esta forma, la Fiscalía sostiene que evitaron hacer frente al Impuesto Especial Sobre Determinados Medios de Transporte que existe en España. Para ello la sociedad World Tour S.A., de la que es propietario Botín, adquirió la aeronave «destinada a cubrir las necesidades de desplazamientos de Jaime Botín» y la matriculó en Portugal.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos