El exvicepresidente de Caja Madrid defiende la «transparencia» de las tarjetas 'black'

José Antonio Moral Santín./EFE
José Antonio Moral Santín. / EFE

José Antonio Moral Santín, condenado a cuatro años de cárcel por este caso tras gastar 456.000 euros, insiste en el Congreso que era una retribución «por dedicación al cargo»

David Valera
DAVID VALERAMadrid

El exvicepresidente de Caja Madrid, José Antonio Moral Santín, ha defendido la remuneración recibida a través de las denominadas tarjetas 'black' como consejero de la entidad. «No tuve dudas sobre ese medio de pago. No me chocaba nada», ha explicado durante su comparecencia en la comisión de investigación de las cajas en el Congreso para justificar el uso de esa tarjeta. Y es que su intervención ha girado alrededor de este caso. De hecho, Santín fue condenado por la Audiencia Nacional a 4 años de cárcel por un delito de apropiación indebida por haber gastado hasta 456.522 euros a través de esta tarjeta.

Para tratar de justificar la legalidad de esos pagos, Santín se ha retrotraído al año 1988 cuando el consejo de Caja Madrid aprobó la retribución a través de estas tarjetas al eliminar las dietas. El exresponsable de la entidad ha recordado que él entró en el consejo en 1995 a propuesta de IU y que «heredó el sistema» aprobado unos años antes. En cualquier caso, Santín ha insistido en que ese sistema se implantó como «compensación por el esfuerzo y dedicación al cargo» de los consejeros y recordó que en su caso, al tener un puesto no ejecutivo «no tenía sueldo».

Una intervención «lamentable»

La comparecencia del exvicepresidente de Caja Madrid, José Antonio Moral Santín, en el Congreso desató las iras de los diputados de la comisión de investigación de la crisis bancaria. Santín intervino durante dos horas sin contestar a prácticamente ninguna de las preguntas que le habían realizado sus señorías. Algo que colmó la paciencia de la presidenta de la comisión y diputada de Coalición Canaria, Ana Oramas, que tildó de «lamentable» el discurso del compareciente y denunció que pese a haber protagonizado una de las intervenciones más largas sólo respondiera a dos cosas. «Es un desprecio a la inteligencia de los portavoces de esta comisión». Una crítica que fue respaldada por el resto de portavoces de los grupos. «Lamento que nos haya tomado por tontos o por imbéciles», le llegó a espetar el portavoz de Ciudadanos, Francisco de la Torre.

Asimismo, Santín ha tratado de defender las bondades del pago a través de este sistema al afirmar que los pagos con tarjeta de crédito «son los más trasparentes». «Es el medio que deja más huella», ha señalado. Sin embargo, el exvicepresidente de Caja Madrid optó por retirar en efectivo en cajeros automáticos 360.000 de los 456.522 euros gastados con su tarjeta, lo que imposibilita saber su destino. Además, Santín ha alegado que las tarjetas de los consejeros «estaban contabilizadas» en las cuentas de la caja. También ha asegurado que los gastos por esa partida estaban registradas en la Agencia Tributaria.

Por último, Santín ha rechazado haberse enriquecido desde su cargo. «Mi patrimonio es el mismo desde hace 25 años. Es un patrimonio muy modesto», ha explicado. Además, Santín ha negado que fuera expulsado de IU, sino que fue el quien se dio de baja.

Respecto a la sostenibilidad de Caja Madrid, embrión junto a Bancaja de Bankia, Santín ha considerado que la entidad podría haber superado la crisis por sí sola. En este sentido, ha explicado que Caja Madrid ya había capeado otras recesiones anteriores.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos