«No contemplamos una Cataluña independiente»

José Antonio Álvarez, consejero delegado del Banco Santander. :: j. m. serrano/
José Antonio Álvarez, consejero delegado del Banco Santander. :: j. m. serrano

Banco Santander ganó 5.077 millones hasta septiembre, un 10% más, pero el beneficio del tercer trimestre cayó un 14% por extraordinarios

AMPARO ESTRADA

madrid. La primera pregunta de los analistas en la presentación de los resultados trimestrales del Banco Santander fue sobre Cataluña. En un día que comenzó pensando que el presidente Puigdemont se encaminaba a la Declaración Unilateral de Independencia y que continuó con un ejercicio surrealista de ahora salgo (a convocar elecciones), ahora no, el consejero delegado del Santander, José Antonio Álvarez, fue categórico en la rueda de prensa: «No contemplamos el escenario de una Cataluña independiente y no tenemos un plan para ese escenario».

Álvarez sí reconoció que la situación de tensión política e incertidumbre «paraliza inversiones», pero que «hasta ahora no es relevante». Tampoco tendrá un gran impacto en el PIB (Producto Interior Bruto) de España este año porque la inercia de crecimiento que arrastra de meses anteriores es fuerte. Sin embargo, ante los analistas advirtió del deterioro para el conjunto de la economía española si la crisis catalana persiste, ya que «cuanto más tiempo pase en resolverse la situación, más afectará a la actividad». Lo que sí ha notado esta entidad es una mayor afluencia en sus sucursales de clientes de otras entidades 'catalanas' porque «ha habido algún nerviosismo». En todo caso, el Santander ha recuperado 10.000 millones en depósitos de los 20.000 millones que perdió el Popular antes de su intervención. Además, los depósitos del propio Santander se han incrementado en más de 3.000 millones en el último trimestre «y siguen creciendo».

El banco ha ganado en los primeros nueve meses del año 5.077 millones de euros, un 10% más, pero en el tercer trimestre el beneficio arribuido disminuyó un 14% respecto al mismo periodo del año anterior tras destinar 515 millones de euros a cargos extraordinarios (de ellos, 300 millones por la integración del Popular).

La venta de la cartera de 30.000 millones de euros de activos inmobiliarios del Popular ha permitido reducir la morosidad hasta el 4,24%. Por ahora, la unidad inmobiliaria sigue registrando pérdidas: 70 millones de euros en el tercer trimestre.

En las próximas semanas la entidad empezará a negociar con los sindicatos la reestructuración de los servicios centrales con la integración del Popular. El ajuste en sucursales se hará en 2019.

La diversificación por países sigue siendo una de las fortalezas del grupo. Todos sus mercados principales incrementaron el resultado, excepto Estados Unidos donde bajó un 12%. En España, sin el Popular, el beneficio sin extraordinarios creció un 16%. Entre sus principales mercados destaca Brasil, donde la entidad ganó 1.902 millones de euros, el 49% más.

Más

Fotos

Vídeos