Extra Cajamar

Cajamar, modelo de ejemplo y desarrollo de la banca social cooperativa

Sede de Cajamar en la capital malagueña./
Sede de Cajamar en la capital malagueña.
El Grupo, con un volumen de negocio que supera los 70.000 millones de euros, es una de las entidades más importantes del sector financiero español

Cajamar, primera cooperativa de crédito y caja rural de España, inició su actividad en Málaga el año 1966 con la apertura de su primera oficina. Aunque su actividad inicial estuvo vinculada al sector agro de la provincia, pronto comenzó a diversificar su financiación a otras actividades, conforme a las necesidades y demandas de la actividad empresarial malagueña. Hoy, el Grupo Cajamar, con más de 1.000 oficinas y 5.600 empleados en 43 provincias, y un volumen de negocio gestionado que supera los 70.000 millones de euros, es una de las doce entidades significativas del sector financiero español.

Respecto a otras entidades, a Cajamar se la distingue por su dinamismo, flexibilidad y capacidad de anticipación, así como por el gran crecimiento que ha experimentado hasta convertirse en la referencia en nuestro país de las entidades de banca cooperativa europea, que surgieron también en su día como entidades regionales y con el paso de los años se han convertido en grandes grupos nacionales, donde los clientes encuentran soluciones a todas sus necesidades financieras y reciben la atención individual  y el trato personal que merecen. Ese es el modelo que representa Cajamar, con clara vocación de servicio y una singular manera de hacer y de relacionarse con sus clientes, que tiene como finalidad hacer banca social, de personas para las personas.

Estamos ante una entidad financiera distinta, diferenciada, por su carácter de banca social cooperativa y la dedicación especial que presta a las empresas de economía social, y en particular al sector agroalimentario, al que Cajamar no solo financia sino que contribuye a su crecimiento y sostenibilidad con la labor investigadora y de transferencia de conocimiento que realiza su servicio técnico agroalimentario, apoyado en sus centros experimentales, escuelas de formación, red de cátedras universitarias y sus estudios y publicaciones especializadas.

«Apoyamos aquellos proyectos que aportan riqueza y bienestar a Málaga»

Desde su despacho en La Alameda, Carlos Sánchez San Román se siente especialmente orgulloso de que las empresas y los emprendedores malagueños más dinámicos cuenten con Cajamar para este tipo de iniciativas. «Estamos fomentando la renovación de nuestro tejido productivo y la apertura de nuevos mercados, con una estrategia basada en la economía colaborativa, el uso intensivo de las nuevas tecnologías, la prestación de servicios de calidad y la apuesta por la diferenciación y la innovación».

El apoyo de la entidad a las iniciativas empresariales conlleva su predisposición para abordar nuevos proyectos que aporten riqueza y bienestar a Málaga. «Nuestro compromiso procede de la firme convicción de que, en última instancia, el bienestar social depende, en buena medida, del desempeño colectivo de empresas y empresarios», apunta Sanchez San Román.

Cajamar ofrece productos y servicios financieros para cualquier empresa, con independencia de su actividad y tamaño (pymes, micropymes, autónomos, comercios y grandes empresas). Para ello dispone de una amplia cartera de productos que da respuesta a las diferentes necesidades y perfiles de clientes. Una mentalidad más abierta a la innovación, en todas sus dimensiones, y una menor aversión al riesgo, a la generación de valor por nuevos medios y nuevos caminos, que a fin de cuentas es lo que ha caracterizado al sistema productivo malagueño desde hace ya más de 50 años, un espíritu pionero en muchas actividades que está en la base de su desarrollo y de su éxito.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos