El Banco de España alerta del riesgo de los productos financieros en Internet

El subgobernador del Banco de España, Javier Alonso, ayer en la jornada del IESE. :: efe/
El subgobernador del Banco de España, Javier Alonso, ayer en la jornada del IESE. :: efe

El subgobernador admite que se presentan ofertas digitales con «envoltorios amables» y advierte del peligro de la firma de los contratos en los móviles

JOSÉ M. CAMARERO MADRID.

La pujante banca 'on-line' por la que todas las entidades apuestan para relacionarse con sus clientes también tiene una 'cara b' con unos peligros que no siempre advierten los ciudadanos. La voz de alarma la dio ayer el subgobernador del Banco de España, Javier Alonso, para poner sobre la mesa una cuestión que suele pasar inadvertida en el uso frenético de dispositivos portátiles: el «riesgo» de informarse, operar y contratar a través de esos terminales de foma rápida sin los necesarios conocimientos digitales.

Alonso se refirió así, en el XIII Encuentro Financiero de IESE, a algunos peligros como el de la oferta de productos «complejos, opacos y difíciles de entender» que, para más inri, se presentan «en envoltorios amables» con formatos atractivos para el cliente, casi siempre de forma muy accesible a través de todo tipo de aplicaciones virtuales.

El entorno de Internet también sirve, según el subgobernador, para generar problemas en la responsabilidad que el usuario asume al contratar un producto o servicio digital. No es una cuestión nueva en las relaciones banca-cliente, tras los conflictos originados con los documentos impresos en hipotecas, preferentes y otros productos. Pero en el caso de la banca 'on-line', la divulgación de esa información precontractual o contractual «limita la capacidad del cliente para saber qué es lo que realmente está consintiendo», según Alonso. Y es así porque esta operativa habitualmente se realiza a través de móviles y tabletas en los que el tamaño de la pantalla y la inmediatez de la aceptación suponen un problema adicional.

Alonso también ha explicado que, en el ámbito digital, el principal reto al que se enfrenta el cliente bancario es el de la contratación financiera. «Si es consciente de la transcendencia del compromiso que adquiere al firmar cada contrato valorará la importancia de conocer ese compromiso a fondo antes de firmar, y de saber qué puede exigir durante la vida de la operación y cuáles son las obligaciones que no puede eludir durante ese tiempo», indicó. En este sentido, recordó que «por firmar debe entenderse también el poner una cruz en la casilla de 'acepto los términos y condiciones del contrato' en las transacciones» que se ejecutan por vía digital.

En este sentido, también alertó del uso de los datos personales que hacen muchas entidades, una práctica que podría ser discrimiatoria en el sentido de que puede afectar directamente en los consumidores que son más vulnerables.

Cultura financiera y digital

Para atajar estos riesgos, Alonso aboga por mejorar la educación financiera y las «competencias digitales en la generalidad de los ciudadanos». El subgobernador encuadra esta situación en un ambiente delicado para el sector bancario, porque vive «una pérdida de confianza» de sus clientes desde hace años agravado por la crisis de la última década, acrecentada por la «evolución, más que revolución» digital.

En ese mismo encuentro, en el que participaron los responsables de algunos de los grandes bancos españoles, todos mantienen la necesidad de extender el modelo de negocio bancario digital. En el caso del consejero delegado del Santander, José Antonio Álvarez, indicó que en el futuro las oficinas van a seguir teniendo valor, pero no para transacciones sino para asesorar. El consejero delegado de CaixaBank, Gonzalo Gortázar incidió en que «las sucursales todavía tienen una función para las personas que no pueden moverse en 'on-line'» a pesar de que su entidad tiene un 40% de los clientes digitalizados.

Por otra parte, el presidente de la patronal AEB, José María Roldán, apuntó en relación a la integración bancaria europea que una unión «a medio cocinar no sirve de nada». Roldán apostó por poner en marcha el fondo comunitario de garantía de depósitos a pesar de que considera que no serán las entidades españolas las más beneficiadas, sino aquellos países donde hay mayor atomización de bancos, como Alemania. «Nosotros somos más carne de resolución», en el caso de algún hipotético problema de alguna entidad.

Más

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos