La FED sube los tipos al 0,75% en EE UU y anticipa tres alzas más en 2017

Janet Yellen, presidenta de la Reserva Federal.
Janet Yellen, presidenta de la Reserva Federal. / Mike Theiler (Reuters)
  • La Reserva Federal constata el avance del crecimiento económico del país y anticipa el repunte de la inflación tras la victoria de Donald Trump en las presidenciales

Final definitivo a la etapa de tipos de interés en mínimos históricos, al menos en Estados Unidos. Su banco central, la Reserva Federal (FED), acaba de anunciar que ha decidido incrementar el precio oficial del dinero del 0,5% al 0,75% en su franja más elevada, lo que supone el primer alza en el último año, cuando los elevó del 0,25% al 0,5%. A la espera de que intervenga la presidenta del organismo, Yanet Jellen -lo hará a partir de las 20.30 horas-, la FED ha anticipado que espera realizar otras tres subidas más de tipos a lo largo de 2017.

Nada más conocerse la decisión, que casi todos los mercados esperaban, las Bolsas estadounidenses han reaccionado como se estimaba. El dólar, por ejemplo, ha repuntado de forma importante en su cotización de cambio con respecto al euro. En el caso del Dow Jones también sube hasta los 19.950 puntos, un 0,27% más que al inicio de la sesión. Los parqués europeos habían cerrado esta tarde con pérdidas, como en el caso del Ibex-35, cayendo más de un 1%, a la espera de esta medida.

La decisión de la FED llega después de un año de titubeos en los que la institución monetaria ha paralizado esta decisión por diversas circunstancias:a la crisis de China, a principios de año, le siguió la incertidumbre por el ‘brexit’ en verano y las propias elecciones norteamericanas de hace un mes. Ningún momento era el idóneo para volver a elevar el precio del dinero.

Pero en las últimas reuniones periódicas del comité de la FED ya se apuntaba que se tomaría esta decisión «relativamente pronto», como indicó Yellen tras conocer la victoria de Donald Trump.

La subida de tipos viene alimentada, además, por la calma que reina en los mercados tras las presidenciales norteamericanas. Los mercados no han reaccionado de forma negativa a la elección de Trump al frente de la Casa Blanca. Es más, se espera que con las medidas anunciadas de rebaja fiscal o impulso de la obra pública, el crecimiento de la primera potencia del mundo siga avanzando, con lo cual no hará falta el respaldo de las políticas monetarias mantenidas desde 2008.

Si las promesas de Trump surten efecto a medio plazo, no sólo mejorará el PIB del país, sino que también provocarán que la inflación se aproxime al entorno del 2%, el objetivo marcado por la Reserva Federal. Además, se da la circunstancia de queYellen podría tener los días contados al frente de la institución porque el nuevo inquilino de la Casa Blanca ya anticipó en su campaña la idea de apartarla del cargo por haber intentado beneficiar con sus decisiones a Hillary Clinton.

Ahora, todas las miradas se dirigen a las otras dos grandes áreas económicas donde los tipos de interés se encuentran aún en mínimos históricos. En el caso de la zona euro, no se espera que el Banco Central Europeo (BCE) cambie su estrategia a partir de marzo, cuando finalizaba el actual programa de estímulos. De hecho, Mario Draghi anunció la semana pasada su intención de prolongarlo hasta diciembre, aunque con menores cuantías.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate