Draghi, satisfecho con los estímulos, descarta el 'helicóptero' de dinero

El presidente del Banco Central Europeo (BCE), Mario Draghi.
El presidente del Banco Central Europeo (BCE), Mario Draghi. / Efe
  • El presidente del BCE indica que "nunca" han debatido el reparto de dinero entre los ciudadanos para impulsar la economía de la zona euro

  • Las compras de bonos corporativos llegarán en junio para empresas ajenas a la banca y se mantendrá su programa monetario incluso más allá de marzo de 2017

El presidente del Banco Central Europeo (BCE), Mario Drgahi, ha mostrado un tibio optimismo después de muchos meses esperando resultados a las políticas de estímulo de la institución monetaria. “Nuestras políticas funcionan”, ha indicado en la rueda de prensa tras la reunión del consejo de gobierno del BCE. “Son efectivas -ha apuntado y sólo hay que darles tiempo para que lo demuestren”.

Las palabras del máximo responsable de la política monetaria de la zona euro han supuesto un cierto alivio tras constatar que “no hay necesidad de revisar” estas medidas. Por ello, ha querido aclarar que el organismo “nunca ha debatido” la posibilidad de aplicar el 'helicóptero' monetario: el reparto de dinero entre la población, una posibilidad que algunos expertos vienen debatiendo como última solución para impulsar la economía europea.

Draghi ha reconocido que esa herramienta “es un concepto interesante”, pero a la vez ha advertido sobre “la complejidad contable y jurídica” que conllevaría a la hora de aplicarla. El presidente del BCE prefiere incidir en las políticas que ha puesto en marcha desde hace más de un año. Entre ellas, la adquisición de bonos de deuda, que a partir del mes de junio beneficiarán a las empresas. Se trata de la ampliación del programa de estímulos a través de la compra de bonos corporativos a la que podrán acceder “aseguradoras y corporaciones que no pertenezcan a sectores bancarios”.

El vencimiento de esa deuda que asuma el BCE podrá alcanzar los 30 años de vigencia y se utilizarán por parte de Fráncfort hasta 80.000 millones de euros al mes, frente a los 60.000 millones habilitados hasta ahora en este programa. Además, en junio también comenzará a implantarse la primera de las subastas de liquidez para la banca (LTRO II). En lo relativo al sector financiero, Draghi ha defendido que el actual entorno de tipos de interés en mínimos históricos no han afectado a los beneficios de las entidades, ni han sido malos para la propia transmisión de las políticas monetarias.

De hecho, el presidente del BCE “existen mejoras en la demanda de préstamos bancarios respaldadas por el bajo nivel de tipos” y que las medidas aplicadas hasta ahora “marcan una serie de condiciones de financiación que han creado flujos de crédito”. Además, ha anticipado que espera “que la recuperación continúe y la economía se mantenga”, a raíz de las “mejoras en los beneficios empresariales” y con ayuda de variables externas como el precio del petróleo “que mejoran la renta disponible de los hogares”. En cualquier caso, Mario Draghi ha insistido en su discurso de que si estos estímulos “vinieran acompañados por las reformas estructurales necesarias” aplicables por los gobiernos de la zona euro, “los resultados para la economía llegarían antes”.