Ayuda de 400 euros para que los pueblos pequeños tengan banda ancha rápida

El ministro de Energía, Turismo y Agenda Digital, Álvaro Nadal, ayer en rueda de prensa. :: reuters/
El ministro de Energía, Turismo y Agenda Digital, Álvaro Nadal, ayer en rueda de prensa. :: reuters

El Gobierno, ante el retraso en digitalización, va a subvencionar acceso a Internet a velocidad de 30 Mb para lugares de hasta 5.000 habitantes

A. BOTIJA

MADRID. El Gobierno no quiere que el toro de la Agenda Digital para Europa, que pretende que toda la UE disponga de una cobertura básica de banda ancha en el horizonte de 2020, termine pillándole. Y en esa tarea se enmarca el programa de ayudas aprobado ayer por el Consejo de Ministros, que prevé subvenciones directas para la contratación de acceso a Internet de alta velocidad a 30 megabytes (Mb) por segundo, la media que los expertos consideran aceptable para navegar en la Red sin necesidades especiales.

A esa velocidad mínima o bien mayor, y en banda ancha fija -el tipo de acceso al que están condicionadas estas ayudas-, el grado de cobertura en España a finales de 2016 alcanzaba el 74,9% de una población situada en 46,77 millones de personas, según los últimos datos oficiales disponibles en el Ministerio de Energía, Turismo y Agenda Digital

Por territorios, no obstante, había diferencias apreciables. Así, en un extremo Madrid alcanzaba el 95,3% de despliegue y el País Vasco el 92,5%, seguidos de La Rioja (87,9%), Asturias y Cataluña (ambas con el 80,7%). En el lado contrario, con bastante camino por recorrer aún, aparecía Castilla-La Mancha, con menos de la mitad de su población (46,9%) con acceso a la red a una velocidad aceptable (los 30 Mb/s), superada en poco por Extremadura (50,7%). Solo un escalón por encima, y en cualquier caso por debajo de la media nacional, aparecían Galicia (61,3%), Canarias (61,8%), Castilla y León (63,5%), Andalucía (66,9%) y Cantabria (69%).

Hablamos de comunidades autónomas con grandes zonas rurales y numerosos pueblos pequeños. Precisamente hacia ellos va destinada la nueva subvención de hasta 400 euros, con la que se pretende cubrir los gastos «directamente relacionados con el alta de los usuarios en servicios de banda ancha fija, a una velocidad mínima de transmisión de datos de 30 Mb por segundo». Todo ello, «con independencia de la tecnología empleada»: red fija, inalámbrica o conexión por satélite.

Asimismo, el usuario podrá contratar el servicio «con cualquiera de los operadores que se adhieran al programa». En el departamento que dirige Álvaro Nadal esperan contar, al menos, con la colaboración de las cuatro principales operadoras: Movistar (Telefónica), Vodafone-Ono, Orange-Jazztel y MásMóvil. El programa estuvo abierto a consulta pública hasta el 8 de septiembre.

La previsión oficial es que estas ayudas puedan solicitarse hasta el 31 de diciembre de 2020, aunque no descarta ampliarlas dos años más. Todo dependerá de cómo evoluciones la reducción de la llamada brecha digital. En este caso, la medida va dirigida a las localidades con menos de 5.000 habitantes, si bien tiene como principal objetivo a los usuarios que aún no disponen de una cobertura mínima a velocidad de 10 Mb, una carencia que afecta al 10% de la población en España.

Hablamos de 1,85 millones de hogares, según el Ministerio, de los que siete de cada diez están situados en pueblos claramente pequeños. Una vez se publique el programa en el BOE, lo que se prevé en los próximos días, se podrá empezar a solicitar la ayuda de 400 euros, tanto para personas físicas como autónomos, pequeñas y medianas empresas (pymes), entidades sin ánimo de lucro e incluso los ayuntamientos.

Uso diario de la red

Los últimos datos del INE revelan que el 84,6% de la población de 16 a 74 años ha usado internet en los últimos tres meses, mientras que más de dos tercios (el 69%) lo hace a diario. Asimismo, cuatro de cada diez personas en esa franja de edad ha realizado compras a través de la red en ese mismo período.

El grado de acceso digital en los hogares llegaba al 83,4%, 1,5 puntos más que hace un año aunque el 99,8% de las viviendas familiares (13,5 millones) disponía de algún tipo de entrada a la banda ancha (aunque el ADSL ha perdido la primacía en favor del cable y la fibra).

La mitad de la población (53,2%) ha usado ya la administración electrónica, terreno donde la digitalización va más avanzada que en el sector privado, un problema que admite el Gobierno. Según sus estimaciones, si se aprovecha todo el potencial de las nuevas tecnologías el PIB sumaría 10 puntos hasta 2025.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos