El FMI avisa del riesgo del elevado endeudamiento de las familias

Afirma que el pasivo de los hogares crece rápido impulsado por los históricamente bajos tipos de interés, lo que podría provocar otra crisis

D. VALERA

MADRID. El elevado endeudamiento de los hogares fue una de las causas de la intensidad y gravedad de la crisis económica. Por ese motivo, el Fondo Monetario Internacional (FMI) mostró ayer su preocupación por la posibilidad de que esa situación se repita. En concreto, el organismo que dirige Christine Lagarde alertó en un informe de los «peligrosos» niveles de endeudamiento de los hogares facilitados por los bajos tipos de interés que imperan en la mayoría de países. Una facilidad de financiación impulsada por los bancos centrales, precisamente, para espolear el consumo y reactivar la economía. Sin embargo, el FMI advirtió que esta tendencia de apalancamiento avanza a un ritmo veloz e implica el riesgo de fraguar otra crisis financiera a medio plazo.

«Dada la amplia miseria causada por la crisis, se podría pensar que la gente se ha vuelto más cauta a la hora de pedir prestado. Sorprendentemente, ese no es el caso», señaló el organismo en uno de los capítulos del informe de Estabilidad Financiera Global.

Pero, ¿en qué datos se basa el FMI su advertencia? El organismo ha realizado un estudio basado en muestras de 80 economías, tanto desarrolladas como emergentes. De esta forma, concluye que desde 2008 la deuda media de los hogares respecto al PIB subió del 52% en 2008 a un 63% en 2016 en las economías avanzadas. En el caso de las emergentes el aumento fue desde el 15% al 21%. «La deuda engrasa las ruedas de la economía. Permite que las personas hagan grandes inversiones hoy, como comprar una cosa o ir a la universidad, mediante el compromiso de futuros ingresos», señala el economista del Fondo y uno de los autores del informe, Nico Valckx. Sin embargo, matiza que la reciente crisis ha puesto de relevancia que un endeudamiento rápido y elevado de los hogares, especialmente mediante hipotecas, es un cóctel peligroso.

«Estos efectos negativos son más pronunciados en las economías avanzadas, donde la deuda de los hogares es más alta, que en los países emergentes, donde la contribución de la deuda de los hogares y el mercado de crédito es más débil», recoge el informe.

En este sentido, el FMI advierte que el tiempo de los tipos de interés a cero está cerca de acabarse. De hecho, la Reserva Federal ya elevó los tipos y el BCE podría empezar a hacerlo el próximo año. Ante este panorama, aumenta el riesgo de que los hogares que se hayan endeudado demasiado empiecen a tener dificultades para hacer frente a sus pagos. Exactamente, lo que ocurrió en 2008. Por ese motivo, el organismo internacional pide a las autoridades que estén vigilantes y actúen para evitar una situación así.

El FMI no analiza el caso concreto de España. Sin embargo, la deuda de las familias asciende a 706.303 millones en el mes de agosto, según el último dato publicado por el Banco de España. Un nivel que se sitúa en el más bajo desde 2006, es decir, antes de la crisis. De hecho, actualmente el problema de España se encuentra en el elevado endeudamiento público, que roza el 100% del PIB y que se ha convertido en una de las vulnerabilidades de la economía en caso de nuevas turbulencias.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos