La UE avala el modelo de ayudas a las renovables de España

El parque eólico instalado en La Roda (Albacete). :: alberto ferreras/
El parque eólico instalado en La Roda (Albacete). :: alberto ferreras

Competencia cree que los 6.400 millones concedidos en primas en 2016 no son ayudas de Estado ilegales

ADOLFO LORENTE

bruselas. Luz verde. El Gobierno español y, sobre todo, los 40.000 beneficiarios de la regulación que estaba bajo la lupa de la UE respiraron aliviados con la decisión de la Comisión Europea. Porque cuando la comisaria de Competencia, Margrethe Vestager, está en la pomada, sólo cabe una cosa: cruzar los dedos y contener la respiración. Ayer, salió cara.

El Ejecutivo comunitario informó de que «el sistema español de apoyo a la generación eléctrica de fuentes renovables, la cogeneración de calor y energía de alto rendimiento están en línea con las normas de ayudas de Estado de la Unión Europea». Un modelo que está vigente desde 2014 y que sólo en 2016 supuso un desembolso de 6.400 millones de dinero procedentes de las arcas públicas (más de medio punto de PIB). ¿Por qué el alivio? Porque si la decisión hubiese sido la contraria, esos 40.000 beneficiarios estarían obligados a devolver una elevadísima cantidad que, por cierto, no vendría nada mal a Hacienda para cumplir con el déficit. Sin embargo, el Gobierno también empujaba para que Bruselas diese luz verde y así ganar en credibilidad legal.

«Me alegra ver que las últimas subastas de energía procedente de fuentes renovables en España han evidenciado los efectos positivos de la competencia ya que las empresas están dispuestas a invertir en nuevas instalaciones con niveles muy bajos de ayudas estatales», declaró la comisaria danesa en un comunicado. «La transición de España a un suministro de energía ambientalmente sostenible y bajo en emisiones de carbono es importante y este régimen de ayudas contribuirá a ella», dijo.

¿Cómo funciona este régimen de funcionamiento? Según explicaron fuentes comunitarias, los beneficiarios reciben una prima que se añade al precio de la electricidad en el mercado, de modo que tienen que reaccionar a las señales de éste. La prima tiene como objetivo «ayudar a estas instalaciones a compensar los costes que no puedan ser recuperados mediante la venta de electricidad en el mercado y a obtener un beneficio razonable de su inversión».

Vigente desde 2014

El régimen está vigente desde 2014 y se aplica tanto a los nuevos beneficiarios como a las centrales que ya se acogían al modelo anterior. Desde 2016, las ayudas a nuevas centrales se conceden a través de subastas competitivas. Diferentes tecnologías han competido entre sí en las últimas subastas de mayo de 2017 y de julio de 2017. En total, se adjudicaron ayudas a algo más de 8 gigavatios de capacidad, sobre todo a parques eólicos y solares.

A raíz de estas subastas, «los beneficiarios recibirán compensaciones sólo si el precio de mercado cae en los próximos años a niveles muy inferiores a los precios de mercado actuales». La Comisión cree que estas medidas aumentarán el porcentaje de electricidad generada con energías renovables y «reducirá al mínimo el falseamiento de la competencia causado por las ayudas estatales».

Más

Fotos

Vídeos