La Autoridad Fiscal prevé un desvío del déficit de tres décimas por el rescate de las autopistas

El presidente de la AIReF, José Luis Escrivá, en el Congreso./EFE
El presidente de la AIReF, José Luis Escrivá, en el Congreso. / EFE

El organismo prevé un 2,5% frente al 2,2% pactado en 2018 por el incumplimiento del Estado, casi duplicará su objetivo, y de la Seguridad Social

David Valera
DAVID VALERAMadrid

La Autoridad Independiente de Responsabilidad Fiscal (AIReF) estima que España acabará este año con un déficit del 2,5%, lo que supone tres décimas por encima del objetivo del 2,2%. La mayor parte de ese desfase se debe al rescate de las autopistas de peaje, que tendrán un coste de 2.000 millones (dos décimas de PIB). Si no se tiene en cuenta ese gasto, el organismo considera que el límite pactado con Bruselas sería «factible pero muy ajustado». Así lo ha expresado el presidente de la Autoridad Fiscal, José Luis Escrivá, durante su comparecencia en la comisión de Presupuestos del Congreso en la que consideró «prudente» la previsión de crecimiento del 2,7% para 2018 contemplada en las cuentas públicas.

En concreto, el responsable del organismo fiscalizador ha criticado el reparto «inadecuado» de los objetivos de déficit por las distintas administraciones al considerar que «no se ajusta a la realidad». En este sentido, Escrivá ha explicado que el mayor desfase se producirá en la administración central, que casi duplicará su objetivo de déficit fijado en el 0,7% hasta el 1,3% si se incluye el importe del rescate de las autopistas.

Ligar las pensiones al IPC tendría un coste de 8.000 millones hasta 2023

El presidente de la Autoridad Fiscal, José Luis Escrivá, ha estimado que ligar la revalorización de las pensiones con el IPC que exigen varios partidos de la oposción como PSOE y Podemos o los pensionistas en las manifestaciones tendría un coste adicional de siete décimas de PIB hasta 2023 (unos 7.800 millones) y de 1,2 puntos hasta 2030 (unos 14.000 millones). En cualquier caso, Escrivá ha criticado las dudas que alguno estudios hacen sobre la sostenibilidad de las pensiones. «No es verdad y no es razonable hacer proyecciones a tan largo plazo con tanto grado de incertidumbre», ha señalado en relación a los cambios normativos que se han producido en los últimos años y que muchos de esos estudios, en su opinión, no recogen bien. En este sentido, Escrivá ha reconocido que habrá presión sobre el gasto en pensiones y sanidad por el envejecimiento de la población, pero será un aumento «manejable y razonable» que no debe crear «angustia».

En cualquier caso, ha considerado «plausibles» la estimación de los ingresos y gastos del Estado. De hecho, la AIReF ve «factible» el incremento de la recaudación tributaria del 6% fijada en los Presupuestos a pesar de la rebaja del IRPF. En este sentido, estima que el impacto de esta medida será de 900 millones en 2018 y 1.300 millones en 2019.

La Seguridad Social será la otra administración que incumplirá el objetivo al situare en el 1,5% frente al objetivo del 1,1%. Es decir, un agujero del sistema similar al del pasado año y que se sitúa en los 17.000 millones. De hecho, el sistema recibirá una inyección de 15.000 millones procedentes del Tesoro para pagar la paga extra de los pensionistas. Y eso que la Autoridad Fiscal ha considerado que las previsiones de ingresos de cotizaciones contempladas en los Presupuestos de 2018 son «por primera vez realistas» al situarse en un repunte del 5,4%, aunque «ligeramente por encima» del 5% de la estimación de la AIReF.

Cumplimiento de municipios y CC AA

La Autoridad Fiscal considera que las comunidades autónomas cumplirán de forma «holgada» el objetivo del 0,4% y podrían acabar en el 0,2% si se cumple de manera efectiva la regla de gasto (en caso contrario sería del 0,3%). Un comportamiento positivo basado en el incremento de os ingresos del 4% gracias a los 4.000 millones más recibidos del sistema de financiación. Si se analiza de forma individualizada, la estimación del organismo es que la mayor parte de las regiones cumplirán el objetivo, salvo Murcia, Valencia y Extremadura. Sin embargo, la Autoridad Fiscal puso en énfasis en el riesgo de incumplimiento de la regla de gasto.

En cualquier caso, los desfases del Estado y la Seguridad Social serán compensados gracias al superávit de las corporaciones locales como ya ha ocurrido en los últimos ejercicios. De hecho, los ayuntamientos tendrán un saldo positivo equivalente al 0,6% del PIB, lo que supone unos 6.000 millones, según la estimación de la AIReF.

En este sentido, Escrivá ha recordado que la principal novedad este año está en la flexibilización de la regla de gasto para que los ayuntamientos puedan reinvertir ese superávit al ampliar los sectores considerados financieramente sostenibles. Sin embargo, el responsable de la Autoridad Fiscal ha dejado claro que hay una condiciones «bastante exigentes» para poder hacerlo. Unos requisitos que harán que «un tercio de los ayuntamientos no se van a beneficiar». En concreto, estima que los municipio de tamaño intermedio «tendrán un acceso menor» a esta flexibilización.

Temas

Pib

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos