El aumento del número de autónomos dispara los espacios de ‘coworking’

Torremolinos ha habilitado un espacio de ‘coworking’ en el Palacio de Congresos y Exposiciones.
Torremolinos ha habilitado un espacio de ‘coworking’ en el Palacio de Congresos y Exposiciones. / A.G.

Estos centros de desarrollo de proyectos permiten a los emprendedores reducir costes y crear sinergias con otros profesionales para definir su modelo de negocio

Alberto Gómez
ALBERTO GÓMEZMálaga

La unión hace la fuerza, también cuando se trata de nuevos proyectos empresariales. El aumento del número de autónomos ha multiplicado los espacios de ‘coworking’ en la provincia de Málaga. Se trata de una fórmula que conecta a profesionales y emprendedores de diferentes sectores con el objetivo de reducir gastos y generar sinergias, una tendencia al alza en decenas de países, entre ellos España. Un estudio publicado por Emergent Research vaticina que el número de espacios de ‘coworking’ se duplicará en los próximos tres años. Estos nuevos centros de trabajo, que a menudo sirven como incubadoras de ideas embrionarias, rompen con el individualismo previo a la crisis desde un cambio de conciencia laboral basado en el asociacionismo y la solidaridad.

«Emprender genera muchos miedos e inseguridades, y trabajar junto a otras personas en esa misma situación, compartiendo oficinas, ayuda», explica Francisco Cousinou, experto en ‘coaching’ y responsable de estos nuevos espacios de trabajo en Andalucía Emprende. El concepto de trabajo cooperativo, que permite el desarrollo de proyectos propios de forma independiente a la vez que se generan modelos de negocio conjuntos, comienza a arraigarse en Málaga. La Junta de Andalucía ha habilitado espacios de ‘coworking’ en sus centros de emprendimiento (CADE), una red que cuenta con 69 oficinas y 26 naves en la provincia.

Los datos

69
CADE hay en la provincia de Málaga, la mayoría con espacios de ‘coworking’.
22
‘coworkers’ trabajan en sus proyectos en Torremolinos.

También la Escuela de Organización Industrial (EOI), en colaboración con los Ayuntamientos, ha inaugurado en los últimos años centros de trabajo cooperativo en Málaga capital, Rincón de la Victoria, Torremolinos y Alhaurín el Grande. En la capital está ubicado en el Polo Digital, mientras que en Torremolinos se han habilitado oficinas en el Palacio de Congresos y Exposiciones. La directora de este último espacio, María Zamora, explica que el ‘coworking’ «ayuda a los emprendedores a trabajar en sus carencias a nivel financiero, de marketing o de posicionamiento». En Torremolinos, por ejemplo, el espacio habilitado acoge a 22 ‘coworkers’ que trabajan bajo la tutela de siete mentores homologados por la EOI. Entre los proyectos que están preparando destacan la creación de un teléfono permanente para turistas, una plataforma de reservas e incluso un desodorante de baño.

Los centros de la EOI abren desde las ocho de la mañana hasta las ocho de la tarde y la duración de los cursos suele ser de cinco meses. De forma paralela, se organizan talleres sobre asuntos genéricos, como la creación de una tienda ‘online’ o el diseño de una estrategia promocional. Aunque la mayoría de espacios de ‘coworking’ son multisectoriales, en algunas ocasiones se limitan las inscripciones a proyectos pertenecientes a una rama en concreto. En Torremolinos sólo se han admitido proyectos relacionados con el turismo. «Los ‘coworkers’ se retroalimentan y a menudo acaban poniendo en marcha proyectos conjuntos, aunque también hay personas reacias a mostrar sus ideas por temor de que sean plagiadas», explica Zamora.

Tras pasar por estos espacios, los proyectos serán puestos en marcha por sus emprendedores, que deben decidir si seguir con su modelo de negocio de forma independiente o adscribirse a algunas de las redes de trabajo en oficinas integradas existentes para mantener el ambiente de cooperación bajo el que han desarrollado sus ideas. Un alto porcentaje de autónomos se decantan por esta última opción, idónea cuando se trata de proyectos que están arrancando o de pequeñas pymes a las que los espacios en común les permiten reducir gastos y a la vez crear sinergias con emprendedores de otras empresas, un ‘win-win’ con el que todas las partes salen beneficiadas.

Una mesa de trabajo y una sala de reuniones por 120 euros al mes

Los precios para acceder a los espacios de ‘coworking’ varían en función del número de horas contratadas. Los trabajadores pueden escoger media jornada, pleno acceso e incluso servicios puntuales en caso de que haya salas de reuniones. Una jornada completa puede oscilar entre los 120 y los 160 euros al mes. En Málaga capital hay asentados varios espacios de este tipo, como Coworking Málaga, en la Alameda Principal; Centro Coworking, en calle Linaje; The Translation Factory, en calle Méndez Núñez; Be Working, en calle Alejandro Dumas, o Grow Working, en la Carretera de Cádiz. También Synergia Coworking, en Torremolinos, o Andalucía Lab, en Marbella, funcionan como espacios comunes de trabajo. La mayoría de espacios ofrecen dirección postal, para que los autónomos puedan establecer allí su correo profesional, además de proyector y sala de reuniones, aseo, sala de descanso, taquillas o estanterías y acceso a Internet. La reducción de gastos y el buen ambiente de la mayoría de estos centros sirven como reclamo para cientos de profesionales.

Fotos

Vídeos