El alza del petróleo podría restar hasta siete décimas al PIB y desviar el déficit

En el plan de estabilidad, el Gobierno prevé que un barril a 75 dólares (ahora ya está a 77) elevaría la deuda en 13.000 millones y el empleo se ralentizaría

D. VALERA MADRID.

La subida del precio del petróleo se ha convertido en la principal amenaza para la economía. Tanto que si la escalada se mantiene durante todo el año el impacto sería muy significativo y podría restar hasta siete décimas al crecimiento del PIB, además de tener un efecto importante también en la senda de déficit y deuda e incluso ralentizar la creación de empleo. Es decir, dejar en papel mojado los Presupuestos elaborados por el ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro. Estas previsiones pesimistas constan en el plan de estabilidad enviado por el Gobierno a Bruselas.

El cuadro macroeconómico del Ejecutivo se basa en un escenario con un precio del petróleo en los 67,7 dólares. La decisión del presidente de EE UU, Donald Trump, de abandonar el acuerdo nuclear con Irán ha provocado que el barril de crudo se dispare hasta los 77 dólares, es decir, diez por encima de la estimaciones del Ejecutivo. Desde Economía confían en que este repunte sea coyuntural. Sin embargo, el plan de estabilidad contempla que si el precio medio del petróleo en 2018 al final fuese de 75 dólares, la economía española crecería solo un 2%, frente al 2,7% previsto ahora. En este escenario, el consumo se moderaría dos décimas.

El panorama también complicaría los objetivos fiscales. El Ejecutivo estima que el déficit se desviaría cuatro décimas sobre el límite del 2,2% y que la deuda pública se incrementaría 1,1 puntos (13.000 millones más). Asimismo, según consta en el documento, el ritmo de creación de empleo se reduciría en ocho décimas y pasaría del 2,5% al 1,7%, lo que sin duda alejaría el objetivo de lograr 20 millones de ocupados en 2020. Y todo ello con un petróleo en 75 dólares, un precio inferior al que se mueve en la actualidad.

En cualquier caso, el ministro de Economía, Román Escolano, descartó revisar por el momento el cuadro de previsiones. Sin embargo, organismos como la Autoridad Fiscal (AIReF) estiman que los objetivos actuales de déficit ya son «ajustados» sin tener en cuenta el alza actual del petróleo. «Es razonable pensar en una probabilidad alta de que se pueda cumplir el objetivo de déficit», señala Cándido Pérez, socio responsable de Gobierno de KPMG en España. Pero el experto admite que en el caso de que el precio del petróleo se mantuviera en los niveles actuales la situación «se complicaría».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos