El BCE aleja la posibilidad de un alza de tipos y avisa del riesgo de una guerra comercial

D. V.

madrid. El BCE está lejos de imitar a la Reserva Federal estadounidense en cuanto a la subida de tipos se refiere. De hecho, el eurobanco apuesta por mantener en el tiempo la política monetaria acomodaticia. Así se desprende de las actas de la última reunión del consejo de la entidad publicadas ayer. En ese encuentro se acordó «ampliamente» la necesidad de mantener la estrategia de tipos cero para «acompañar la expansión económica y apoyar el alza de la inflación» en la zona euro.

En este sentido, los miembros del órgano de decisión del BCE estuvieron de acuerdo en que al margen de la retirada prevista del programa de compra de activos -acabará al final de septiembre- la política de bajos tipos de interés en la región deberá mantenerse «mucho más allá» de ese momento, lo que descarta cualquier posibilidad de subida de tipos en este año.

En cualquier caso, el BCE también dejó claro que no debe «malinterpretarse» la retirada de su plan de estímulos con la posibilidad de mantener o incrementar sus compras mensuales de deuda si fuera necesario para reaccionar a potenciales turbulencias financieras que se produjesen.

Por otro lado, los consejeros del BCE mostraron su preocupación por la amenaza del proteccionismo liderado por EE UU y el riesgo de una guerra comercial que tendría efectos muy negativos sobre la economía mundial. En cualquier caso, explicaron que el impacto en la zona euro de este peligro dependería de la escalada de los aranceles aplicados por EE UU y del nivel de represalias comerciales adoptadas por los países perjudicados, especialmente China.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos