Un ahorro medio de 440 euros para 3,5 millones de contribuyentes

Los Presupuestos incluyen una rebaja del IRPF para rentas de hasta 18.000 euros y elevan las ventajas fiscales a las empresas un 62%

D. VALERA MADRID.

Uno de los puntales sobre los que se asientan los Presupuestos de 2018 es una rebaja del IRPF para las rentas más bajas. En primer lugar se amplía de 12.000 a 14.000 euros la exención por este impuesto -una medida condicionada por Ciudadanos para respaldar las cuentas- y además se reduce la tributación para las rentas hasta 18.000 euros. Ambas medidas beneficiarán a 3,5 millones de contribuyentes (entre ellos un millón de pensionistas) que tendrán un ahorro medio de 440 euros, según las estimaciones de Hacienda.

En concreto, esta reducción del IRPF se llevará a cabo mediante una menor retención de los rendimientos del trabajo de unos 700 millones que entrarán en vigor cuando se aprueben los Presupuestos, mientras que el impacto en otros 1.000 millones se llevará a cabo mediante las devoluciones del impuesto en la campaña de Renta del próximo ejercicio y que la rebaja se pondrá en marcha a mitad de año.

Rebaja del IRPF
Se amplía de 12.000 a 14.000 euros la exención del impuesto. Baja la tributación para las rentas hasta 18.000 euros.
Cheque guardería
Una deducción de hasta 1.000 por año para madres trabajadoras con gastos de guardería en niños hasta tres años.
Familias numerosas
Se eleva en 600 euros la deducción por cada hijo (a partir del cuarto) y 1.200 euros por cónyuge con discapacidad.
Sociedades
Las empresas podrán destinar un 0,7% del impuesto a actividades para la inclusión social como ocurre ya en el IRPF.

Otras medidas en el IRPF son la deducción por gastos de guardería de hasta 1.000 euros anuales para madres trabajadoras, cuyo impacto se estima en 265 millones y que beneficiará a 346.998 contribuyentes en 2019; una deducción de cónyuge con discapacidad de 1.200 euros anuales; y un aumento de 600 euros anuales de deducción para las familias numerosas por cada hijo a partir del cuarto (inclusive) y que el Ejecutivo estima que podrán acogerse 362.790 contribuyentes. También se eleva una semana más el permiso de paternidad (cinco semanas).

Se crea una deducción de hasta 1.000 euros por guardería y ayudas a familias numerosas

En cualquier caso, pese a esta rebajas de impuestos el Gobierno prevé que los ingresos tributarios en 2018 se elevarán un 6% hasta alcanzar los 210.015 millones, la cifra más alta de la historia. Una cantidad que ha sido calificada de «excesiva» por instituciones como la CEOE. Sin embargo, el ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, consideró que el incremento va en la línea del aumento de 2017 (que ya fue inferior al presupuestado). Por tributos, las cuentas públicas prevén un impulso del IRPF del 6,5% pese a la rebaja en esta figura, algo que Montoro ya justificó en el último Consejo de Ministros por el aumento de los ocupados y también por el «alza salarial» que debe acompañar a la recuperación económica.

Asimismo, los Presupuestos también estiman que la recaudación del IVA se eleva un 5,6% por la mejora del consumo y Sociedades crecerá un 4,8%. Precisamente, en este impuesto se recoge como novedad la posibilidad de que las empresas puedan destinar el 0,7% del impuesto a actividades para la inclusión social y el tercer sector. Una iniciativa similar a lo que ocurre en el IRPF.

Más beneficios fiscales

Sin embargo, llama la atención el incremento en un 9,3% de los beneficios fiscales (deducciones y exenciones) que se elevan hasta los 34.825 millones y que supone poner fin a una senda descendente iniciada en 2016. Las ventajas fiscales que más se elevan son las que corresponden a las empresas, que se disparan un 62,3% hasta los 3.453 millones a pesar de que organismos como el FMI aconsejan suprimir gradualmente estas deducciones que permiten rebajar la factura fiscal de las compañías.

En concreto, el ahorro fiscal que las sociedades tendrán gracias a los tipos reducidos de gravamen se incrementará este año un 60,9%, según el proyecto de presupuestos, y pasará de 384 millones de euros a 618 millones; la mayor parte de este crecimiento se explica por los tipos reducidos que aplican las sociedades anónimas cotizadas de inversión en el mercado inmobiliario (socimi). También se verán claramente beneficiadas por la libertad de amortización y amortizaciones especiales, con las que ahorrarán 87 millones, un 30,8% más que en el ejercicio precedente. En total, los beneficios fiscales para las empresas suben en 1.329 millones.

Por su parte, las ventajas en el IRPF sólo crecen un 0,7% y se sitúan en 7.846 millones. Las deducciones con mayor impacto son la reducción por tributación conjunta -que baja un 2,9% hasta los 1.117 millones-, la deducción por familia numerosa y personas con discapacidad a cargo, que incorpora nuevas deducciones pero cuya incidencia en los Presupuestos sólo se produce por los pagos anticipados por lo que en total cae un 4,6% hasta los 1.102 millones.

Más

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos