El virus de la lengua azul y su mosquito

GANADERÍAUn estudio determina cómo se transmiten los patógenos que causan la enfermedad

A. P. MÁLAGA.

Un estudio desarrollado por investigadores del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) ha determinado cuáles son los hospedadores que nutren al mosquito portador del virus de lengua azul, conocido como Culicoides imicola. El resultado del estudio es pionero en Europa tras hallar mediante herramientas moleculares cómo estos insectos se alimentan principalmente de ganado, pero también pica a los humanos de manera aislada. El estudio ha sido publicado en la revista 'Medical and Veterinary Entomology'.

Este vector de la lengua azul o peste equina africana afecta principalmente a especies ganaderas como cabras, ovejas y caballos, aunque ocasionalmente también se han dado casos en que los humanos y la fauna silvestre se han visto perjudicados por sus picaduras. «El hallazgo de la investigación es relevante desde el punto de vista de la sanidad animal y la salud pública por las molestias que generan estos insectos con sus picaduras, pero además por los patógenos que pueden transmitir», explica Josué Martínez de la Puente, científico de la Estación Biológica de Doñana.

Para saber de qué se alimentan estos mosquitos, los investigadores les extraen sangre y obtienen el ADN. El alimento del mosquito hembra procede mayoritariamente de animales mamíferos: «Este patrón concuerda con el encontrado en otros países donde el jején Culicoides imicola se alimenta de diferentes especies de mamíferos y en aisladas ocasiones de aves», indica Martínez.

El estudio se ha centrado en investigar cómo actúa el mosquito localizado en granjas del sur de España, comparando su comportamiento con el de patrones de otras localizaciones a nivel mundial. La investigación esclarece así cuáles son las principales especies que sirven de alimento a las hembras del Culicoides imicola.

Actualmente existe en España un programa de prevención basado en la vigilancia de esta enfermedad para detectar su aparición de forma precoz. Cuando se sospecha la circulación del virus de lengua azul en una zona, se pone en marcha un plan de alerta que intensifica todas las medidas de vigilancia realizando tests serológicos a todos los rumiantes de la zona sospechosa y a otros que provengan de zonas afectadas.

Fotos

Vídeos