El único productor de melones 'charentais' de Málaga, que contrata a 800 personas durante la recolección

Cipriano del Río, gerente, y Rafael Escalante, ingeniero agrónomo de Couteleau y García. /Fernando Torres
Cipriano del Río, gerente, y Rafael Escalante, ingeniero agrónomo de Couteleau y García. / Fernando Torres

Prevé una producción de 6.500 toneladas y destina el 95% de la producción al mercado exterior

Agustín Peláez
AGUSTÍN PELÁEZ

El melón Charentais es una fruta no muy conocida por la mayoría de los malagueños, aún cuando la provincia es una gran productora. Málaga, que es más temprana que otras zonas productoras como Almería, Murcia y Levante, produce una media de entre 6.000 y 7.000 toneladas. Y lo más importantes que se trata de un cultivo muy social. Exige tanta mano de obra durante la recolección, que suele abarcar desde abril a junio, que los agricultores deben recurrir a mano de obra de otras provincias para poder realizar la cosecha.

En el caso de Málaga, el cultivo de esta variedad de melón se concentra sobre todo en el Valle del Guadalhorce y de manera especial en la zona comprendida entre Campanillas y Pizarra.

Detrás de este cultivo se encuentra la empresa Couteleau y García, con sede en Alhaurín de la Torre, que lleva ya más de un cuarto de siglo apostando por la producción de este tipo de melón para la exportación. La superficie de cultivo en la provincia ronda las 300 hectáreas.

Debido a las lluvias de marzo y abril y al frío que se ha registrado durante estos meses en las zonas de cultivo, la cosecha se ha retraso hasta mayo. Así lo destaca la directora de Couteleau y García, Mónica Aminet, que ha estimado que la producción de esta campaña de Charentais podría rondar las 6.500 toneladas.

Datos

Superficie de cultivo.
300 hectáreas son las que dedica Couteleau y García en el Valle del Guadalhorce a producir esta fruta.
Producción.
6.500 toneladas es la cosecha media prevista en esta campaña. El 95% se destina a la exportación.
Empleo.
800 jornaleros diarios trabajan en la campaña de recogida de esta fruta en los periodos punta, lo que obliga a la empresa a recurrir a trabajadores de otras provincias.

Como sucede con otros cultivos de frutas como la sandía, la siembra del Charentais se realiza de manera escalonada entre enero y marzo, con el fin de poder realizar la recolección también de manera escalonada y no hacerla coincidir a la vez para saturar los mercados. Mientras que en otras campañas la cosecha daba comienzo a finales de abril, este año se ha retrasado a la primera quincena de mayo, por lo que ya lleva cuatro semanas.

Según Aminet, para poder realizar la recolección Couteleau y García debe traer a diario autobuses enteros de jornaleros de localidades como Saucejo, Villanueva de San Juan y Los Corales, en la provincia de Sevilla, y Teba, en Málaga. Cuando la recolección alcanza su máximo apogeo el cultivo genera más de 800 empleos diarios.

El Charentais es un melón de piel lisa, muy fina y verdosa que amarillea con la madurez y que forma ligeros surcos. Son muy aromáticos. Su pulpa es de color naranja intenso y su sabor muy dulce, con una textura tersa y cremosa. Resulta ideal para ensaladas, para acompañarlo con jamón, para hacer sorbetes, macedonias y batidos. El principal destino de esta variedad de melón que se cultiva en Málaga es Francia, país que también dedica a esta fruta más de 14.000 hectáreas debido a la demanda que tiene en el mercado interior. Según Aminet, se consume mucho más cuando hace calor. Este tipo de melón recibe también el nombre de Charente, Cavaillon o Melón francés.

En un intento de diversificar, Couteleau y García está realizando ensayos en invierno para producir brotes de lechuga, así como otras frutas de verano como sandías baby y melones piel de sapo y amarillos, entre otros cultivos.

El Charentais es una variedad de melón muy apreciada en Francia.
El Charentais es una variedad de melón muy apreciada en Francia. / Fernando Torres

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos