La sequía adelanta 15 días la campaña de la pasa moscatel en la provincia de Málaga

El proceso de elaboración de la pasa se prolongará hasta octubre próximo / SUR

El sector prevé una producción de alta calidad, pero un 20% inferior a la cosecha anterior que rondó los 200.000 kilos

Agustín Peláez
AGUSTÍN PELÁEZ

El adelanto de la vendimia en Málaga se ha dejado notar también en el proceso de elaboración de las pasas moscatel, campaña que se prolongará hasta el próximo mes de octubre. El anticipo del proceso de pasificación ha provocado que ya estén entrando en las cooperativas de primer grado de la Axarquía las primeras pasas totalmente elaboradas y listas para comercializar, tras haberse adelantado la vendimia 15 días respecto a la campaña anterior como consecuencia de la sequía.

Según la Unión de Cooperativas Paseras de la Axarquía (Ucopaxa), considerada la mayor cooperativa pasera de la provincia, con más de 800 agricultores asociados, este año la producción de pasas moscatel de la Denominación de Origen Málaga será previsiblemente inferior a la de 2016, año en el que la organización agraria elaboró unos 180.000 kilos. Esta temporada se estima que rondará entre los 150.000 y 200.000 kilos de pasa una vez concluido el proceso de secado.

Reconocimiento a la Consejería de Agricultura

La Consejería de Agricultura, Pesca y Desarrollo Rural fue ayer reconocida por el Ayuntamiento de El Borge (Málaga) por su apoyo y defensa al sector de la uva de pasa moscatel de la Axarquía y la puesta en valor de este producto. El consejero, Rodrigo Sánchez Haro, recogió la distinción en el XXII Día de la Pasa y destacó la «especial relevancia» de este fruto, por su función medioambiental, paisajística y cultural, además de tratarse de un cultivo con gran tradición en la zona. Yañadió que «la comercialización de uva pasa constituye una contribución indispensable para unas 2.000 economías familiares en pueblos como Almáchar, El Borge, Iznate, Moclinejo, Cútar, Cómpeta y Sayalonga».

«Estimamos que podría ser un 20 por ciento inferior, pero de una calidad bastante mejor. La uva es pura pulpa dado que no ha llovido casi nada. El fruto no tiene apenas agua y por tanto pierde muy poco líquido en la pasificación, dando como resultado una pasa de gran calibre», explica el gerente de Ucopaxa, Salvador Muñoz, que añade que para elaborar un kilo de pasas se necesitan tres kilos y medio de uvas.

Mantenimiento de precios

Según Muñoz, el sector espera que los precios de la pasa se mantengan en la misma línea de 2016, entre los 5 y 5,5 euros el kilo para el agricultor (entre 6 y 6,5 euros el kilo para el mayorista).

La elaboración de pasas se concentra casi en su totalidad en la Axarquía. En concreto, en los municipios de El Borge, Almáchar, Iznate, Moclinejo y Arenas. La comarca oriental malagueña acapara el 95% de las pasas que se producen en Málaga. El cinco por ciento restante se produce en la otra esquina de la provincia, en Manilva, aunque esta no se comercializa a través de Ucopaxa.

La pasa quiere ser Sistema Ingenioso del Patrimonio Agrícola Mundial de la FAO

El sector productor de uva pasa aspira que el producto sea declarado Sistema Importante (o Ingenioso) del Patrimonio Agrícola Mundial de la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO). Los Sistemas Ingeniosos del Patrimonio Agrícola Mundial son definidos como sistemas destacables de uso de la tierra y paisajes, ricos en diversidad biológica, de importancia mundial, que evolucionan a partir de la coadaptación de una comunidad con su ambiente y sus necesidades y aspiraciones, para un desarrollo sostenible. Esta declaración no supone ninguna aportación económica, aunque sí un reconocimiento a nivel mundial de la pasa de Málaga, lo que puede suponer el apoyo de otras administraciones y una importante promoción del producto a nivel internacional. Se da la circunstancia de que la candidatura, avalada por la Junta de Andalucía, será evaluada los próximos días 26 y 27 en Roma por parte del comité científico.

El delegado territorial de Agricultura, Javier Salas, presentará en el Congreso Internacional de la FAO que se celebrará en Pekín los días 19 al 23, la candidatura. También se va a instalar un stand con pasas y vinos así como material promocional y un vídeo que muestra cómo se hacía antaño y cómo se hace ahora, de la misma manera, el cultivo, recolección y tratamiento de la uva. De obtener el reconocimiento, la pasa se convertiría en el primer cultivo de la Unión Europea en alzarse con el distintivo Sipam. La FAO puso en marcha en 2002 la iniciativa SIPAM para seleccionar sistemas de uso de la tierra y paisajes, ricos en diversidad biológica, de importancia mundial, que evolucionan a partir de la adaptación de una comunidad a su ambiente y sus necesidades y aspiraciones, para un desarrollo sostenible.

El sistema de elaboración de la pasa moscatel se mantiene inalterable desde hace siglos. El proceso es totalmente artesanal y manual -no existe mecanización-. El problema es que se trata de un producto que va perdieron terreno con el paso de los años ante la falta de relevo generacional en el sector, dado el enorme trabajo que exige.

La superficie de cultivo ronda las 1.900 hectáreas. Más de 2.000 familias viven en la Axarquía del viñedo.

La pasa de Málaga es un producto artesanal cien por cien. Se realiza con uvas moscatel secadas al sol recolectadas a mano. Los racimos son colocados en paseros para su secado durante un periodo que se prolonga hasta 20 días. El proceso está en función de las temperaturas. Este año, el fuerte terral de agosto, que en la Axarquía provocó días de hasta 43 grados, adelantó la pasificación de los racimos en las mismas viñas.

El mercado de este producto es casi en su totalidad nacional. El grueso de las pasas de Málaga se destinan a Galicia, Cantabria, Asturias y Cataluña, aunque se exporta algo a Portugal, Japón y Suiza.

La de mayor tamaño

Ucopaxa ha destinado por otra parte a vinificación unos 500.000 kilos de uvas (540.000 en 2016), lo que ha supuesto unos 300.000 kilos de mostos que será transformados en vinos moscatel seco, dulces, semidulces, mistela y tiernos, además de mosto, gran parte de los cuales vende a granel a otras bodegas para elaborar sus vinos.

Los datos

150.000 kilos
es la producción de uva pasa prevista esta campaña en la provincia, un 20% menos que en 2016
2.000 familias
viven en la comarca de la Axarquía de este producto
20 días
es el periodo de secado que necesita la uva de media en los paseros para conseguir la pasificación. El proceso está en función de la temperatura.

La cooperativa destina a la elaboración de vino la uva de mayor tamaño. «Si se pasificaran el resultado sería una pasa demasiado pequeña y escaso valor. Por ese motivo destinamos la uva más grande para elaborar pasas de calidad extra, que es la que más se cotiza por lo consumidores», explica Muñoz.

Una tercera parte del vino que elabora Ucopaxa se comercializa con marca propia (vino licor El Pasero, dulce natural Dama de la Viña, moscatel seco joven Monte Faco y vermú Monte Faco). El resto corresponde a vino base y mosto que la cooperativa vende a otras bodegas.

Fotos

Vídeos