La saludable naranja sanguina se pone de moda

Las sanguinas son exclusivas de la zona mediterránea. /SUR
Las sanguinas son exclusivas de la zona mediterránea. / SUR

Andalucía es una de las comunidades autónomas donde todavía se produce esta variedad cítrica, muy valorada por sus propiedades beneficiosas

Agustín Peláez
AGUSTÍN PELÁEZ

La sanguina es una variedad de naranja que se caracteriza por tener la pulpa de un intenso color rojo oscuro, como la sangre, de ahí su nombre. Sin embargo, no son frecuentes. A lo largo de los años han ido desapareciendo. Su bajo calibre y la baja rentabilidad para los agricultores fueron factores que propiciaron la disminución progresiva de esta variedad.

El peculiar color de su pulpa se debe a la presencia de antocianinas en su composición, una familia de pigmentos que es muy infrecuente en los cítricos. Sin embargo, ello le otorga unas propiedades distintas a las de los limones, las naranjas comunes o los pomelos.

Andalucía es una de las zonas de España donde se produce la naranja sanguina, muy valorada por sus beneficios para la salud. La provincia productora principal es Sevilla, seguida de Huelva y Málaga. En Córdoba, Granada y Almería también existe producción de este cítrico, pero en menor medida.

En la región de Murcia, desde hace varios años, el Instituto Murciano de Investigación y Desarrollo Agrario y Alimentario (Imida) trabaja en diversos proyectos para aumentar la producción de naranjas sanguinas en la comunidad, seleccionando aquellas que resulten más atractivas para el consumidor y que mejor se adapten a los estándares de calidad y tamaño exigidos por los mercados. Los estudios y ensayos se están llevando a cabo sobre once variedades, tanto tradicionales como introducidas o en fase de registro.

Debido a sus propiedades saludables, en algunos países se están poniendo de moda tanto en fresco como en zumos envasados e incluso en extracto. «La naranja sanguina tiene muchísimas propiedades beneficiosas para el cuerpo humano y que todos necesitamos aunque no tengamos ningún problema de salud», asegura Gonzalo Peñaranda, director general de Aora Health, una empresa española de I+D+i que investiga, diseña y fabrica complementos alimenticios de alto valor añadido, con más de 30 productos comercializados, en 10 mercados internacionales.

La antocianina es más común en muchas flores y otro tipo de frutas. Tiene fuertes propiedades antioxidantes, constituyendo un antioxidante natural, además es un pigmento hidrosoluble que protege contra la luz ultravioleta.

Como todos los cítricos, las naranjas sanguinas son además una muy buena fuente de vitamina C, que también actúa como antioxidante natural que realiza una serie de funciones metabólicas vitales para el cuerpo humano. Esta fruta estimula además la producción de colágeno, que es crucial para el desarrollo y mantenimiento de los huesos, dientes, cartílagos y la piel. La vitamina C es también necesaria para crear dopamina, un neurotransmisor que juega un papel crucial en nuestra salud mental y física, y tirosina, un aminoácido que promueve el buen funcionamiento de las glándulas tiroides, pituitarias y suprarrenales.

Las naranjas sanguinas también pueden ser una fuente valiosa de ácido fólico (vitamina B9), el cual protege de muchas enfermedades graves, como aquellas que afectan al corazón, además de poseer una notable importancia para la concepción y formación del feto en las mujeres embarazadas.

Las sanguinas son exclusivas de la zona del Mediterráneo. Sin embargo, en España su consumo es bajo, al contrario que en Italia, donde este tipo de naranjas son de consumo habitual, sobre todo en zumos.

Variedades

Existen diferentes variedades de naranjas sanguinas de sabor dulce, entre las que se encuentran la doble fina, con un sabor muy intenso; la maltaise, sin apenas semillas, sabor dulce con toque ácido; la moro, cuya pulpa es muy variable y va desde el amarillo hasta el color burdeos; la sanguinelli, que presenta unas vetas rojas en su pulpa, mucha cantidad de jugo de color rojo y sabor muy dulce, y la sanguinello, que, aunque no tiene tanto color como el resto, resalta por su agradable olor al pelarlas. Existe una variedad que no llega a ser sanguina pero que es muy parecida, la washington. Su cáscara no suele tener la coloración rojiza, mientras que la pulpa sí que la tiene.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos