La primera organización de productoras de mejillón de Andalucía elige Málaga como sede

La primera organización de productoras de mejillón de Andalucía elige Málaga como sede

El colectivo establecerá en la capital una depuradora y ejecutará un cocedero para facilitar la transformación y dar valor añadido a la producción

Agustín Peláez
AGUSTÍN PELÁEZ

La provincia de Málaga ha sido elegido como sede de la primera organización de productores de acuicultura marina de Andalucía promovida por la Asociación de Productores de Moluscos de Andalucía (Apromo), integrada por una veintena de empresas del sector de las provincias de Huelva, Cádiz, Málaga y Granada. El presidente del colectivo, José Juan Nogales, ha recibido hoy de manos del delgado del Gobierno andaluz, José Luis Ruiz Espejo, y el delegado territorial de Agricultura, Pesca y Desarrollo Rural, Javier Salas, la resolución por la que la Junta de Andalucía reconoce a Apromo como organización de productores.

El delegado del Gobierno andaluz ha destacado que la provincia de Málaga tiene unas “condiciones especialmente óptimas para el cultivo de mejillón” y ha resaltado que en 2017 la producción de mejillón ha alcanzado las 657 toneladas en el litoral malagueño con una valor de producción de 563.000 euros.

Ruiz Espejo ha indicado que en los últimos quince años la producción de este molusco ha experimentado un incremento del 122% y el valor de producción se ha incrementado un 518%. El 85% de la producción de mejillón en Málaga se destina al consumo directo mientras que sólo el 15% restante se dedica a la industria conservera.

El 50% de la producción de mejillón de la provincia de Málaga es consumido en Andalucía mientras que el otro 50% se vende en otras comunidades autónomas, ha explicado Ruiz Espejo. Actualmente, la provincia de Málaga cuenta con 10 instalaciones para la cría de mejillón autorizadas, en los municipios de Marbella, Fuengirola, Estepona, Benalmádena, Torremolinos y Vélez-Málaga.

El delegado del Gobierno ha felicitado a Apromo por este nuevo paso para “continuar generando riqueza y aportando valor” a un sector como el agrario y pesquero que en la provincia de Málaga “tiene una importancia vital demostrado cada año en los niveles de producción, valor de ésta y niveles de exportación y comercialización”.

Por su parte, el delegado territorial de Agricultura, Pesca y Desarrollo Rural ha indicado que el reconocimiento de la Asociación de Productores de Moluscos de Andalucía como organización de productores por parte de la Junta implica una serie de ventajas para que el sector siga desarrollándose. Entre ellas, ha explicado Javier Salas, está la posibilidad de orientar a sus socios o productores hacia la pesca y la acuicultura sostenible, gestionando colectivamente la actividad de sus afiliados; adecuar la oferta a la demanda del mercado y estabilizar sus precios; y crear un valor añadido a sus productos.

Javier Salas ha añadido que como organización de productores Apromo pueden tomar medidas para canalizar la oferta y la comercialización de sus productos, promoverlos a través de regímenes de certificación, distintivos de calidad, denominaciones geográficas, entre otros.

Asimismo, la normativa del marco del Programa Operativo del Fondo Europeo Marítimo y de Pesca (FEMP) 2014-2020 prevé dos tipos de ayudas para las organizaciones de productores: para la preparación de planes de producción y comercialización, así como para la creación y reestructuración de las organizaciones de productores.

El presidente del colectivo, José Juan Nogales, ha justificado la elección de Málaga como sede de la organización de productores por motivos logísticos y operativos, al señalar que la mitad de la empresas productoras de mejillones están en al provincia. Nogales ha anunciado la intención de la organización de establecer en Málaga una depuradora moderna y eficiente, y ha hablado del proyecto incluso de incidir en la trasformación creando un cocedero que posibilitará destinar parte de la producción a la congelación y a la conserva.

Esta iniciativa permitirá al sector controlar la oferta y dar un mayor valor añadido al producto, cuya calidad se encuentra por encima de la media. Para Nogales uno de los problemas del sector durante 2017 han sido las toxinas, que han impedido cosechar buena parte de la producción y los temporales. La posibilidad de contar con un cocedero permitirá al sector sacar la producción antes de que lleguen las temporadas de toxina y congelar o destinar a la conserva parte de la producción, y no perderla como ha sucedido este último año al no poder venderla en fresco por las toxinas.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos