Málaga, en plena campaña de recolección de mangos

A. PELÁEZ MÁLAGA.

La provincia de Málaga se encuentra en plena campaña de recolección de mangos, la segunda gran apuesta del sector tropical malagueño, después del aguacate. Se estima que el cultivo de esta fruta abarca ya una superficie superior a las 4.000 hectáreas. Según la Asociación Nacional de Productores de Frutas Tropicales, se prevé que la producción de este año sea similar a la de la pasada cosecha, que rondó los 20 millones de kilos.

Los precios en las primeras semanas de recolección se han movido en torno a 1,30 euros el kilo en el campo 'a barrer' -sin distinguir calibres y calidades-.

El mango es una fruta originaria de India. Sin embargo, hace más de 30 años que se cultiva en Málaga, aunque ha sido en la última década cuando más importancia está adquiriendo, con una superficie de cultivo que roza ya las 4.000 hectáreas. Actualmente se cultiva sobre todo en la India, Indonesia, Florida, Hawai, México (el principal país exportador del mundo), Sudáfrica, Egipto, Israel, Brasil, Cuba, Filipinas y otros numerosos países. Málaga es el único lugar de Europa donde el cultivo se ha convertido en uno de los grandes pilares del sector tropical, junto con el aguacate.

Aunque desde La Mayora se ha ensayado con éxito la adaptación de numerosas variedades, el sector productor y comercial ha apostado sobre todo por cuatro: Osteen, que es el mayoritario; Keitt, Kent y Tommy Atkins.

Variedades

El Osteen es de color rojo púrpura con poca presencia de fibra en pulpa. Su piel es gruesa, no comestible y muy resistente a los daños mecánicos, lo que la hace ideal para el transporte. Su calidad en sabor y aroma es buena. El fruto tiene un peso medio de 525 gramos.

El Atkins es de tamaño grande (600 gramos) y de forma oblonga, oval, su piel es roja y de alta resistencia a daños mecánicos, muy importante para su transporte. Posee un alto contenido en ácidos orgánicos, y tiene un periodo más largo de conservación, pero no tiene las mejores características en cuanto a sabor y aroma.

El mango Kent es de color rojo y amarillo en su maduración. Su forma es ovalada orbicular, de agradable sabor, dulce y jugoso y de poca fibrosidad. Tiene un peso medio de unos 470 gramos.

El Keitt da una fruta de color rosado en el caso de Málaga, a diferencia del resto de países productores, donde su color es verde. Su forma es ovalada y tamaño mediano (600 gramos), con una pulpa de poca fibrosidad, jugosa y firme. Su sabor tiene una marcada acidez y menos azúcar y menos aroma que otras variedades.

Málaga es el único lugar de Europa donde el cultivo de mango se realiza con éxito, lo que ha favorecido que se convierta en uno de los grandes pilares del sector tropical, junto con el aguacate.

Fotos

Vídeos