La industria agroalimentaria deberá aumentar su tamaño para afrontar los retos del futuro

Ñito Salas

Un informe elaborado por Cesur y PwC concluye alerta de los riesgos a los que se enfrenta el sector andaluz en el horizonte 2020

Juan Soto
JUAN SOTOMálaga

El sector agroalimentario andaluz debe modernizarse para seguir compitiendo en un mundo cada vez más global. Según se desprende del informe ‘Claves para la transformación del sector agroalimentario andaluz’ realizado por la Asociación de Empresarios del Sur de España (Cesur) y PwC, el sector debe prepararse a fondo para afrontar la nueva etapa a la que se va a enfrentar en los próximos años como consecuencia de los cambios demográficos, la revolución tecnológica o la escasez de recursos.

Tras recordar que el sector genera más de 180.000 empleos directos y cuenta con una facturación de más de 11.000 millones de euros en Andalucía, los responsables del informe consideran que las empresas deben ganar tamaño y transformarse para competir y mantener su relevancia en el mercado. Enrique Manso, autor del estudio y director de estrategia de PwC, entiende que las empresas deben abordar operaciones de fusión o avanzar en el cooperativismo para crear imagen de marca. Igualmente entiende que la internacionalización es clave para lograr ese crecimiento.

Durante un evento celebrado en el salón de actos de Unicaja, Manso ha valorado que las empresas deben acometer estas y otras mejoras de inmediato, ya que se espera que en el horizonte del año 2020 desaparezcan la gran mayoría de las ayudas europeas con la entrada en vigor de la nueva PAC y la salida efectiva del Reino Unido tras el Brexit. Para este profesional la transformación debe venir desde seis grandes áreas: la mejora de la competitividad interna con una apuesta clara por el I+D+I, la digitalización, la profesionalización de las empresas, la integración vertical del sector, la internacionalización y el apoyo de otros agentes facilitadores del cambio.

En la misma línea, Luis Fernández Prieto, socio de PWC España y responsable de la oficina en Andalucía, recordó que el sector agroalimentario es un referente en Andalucía ya que el 23% de las explotaciones del país se encuentran en la región, pero cuenta con un serio handicap: su tamaño (el 93% cuenta con menos de 9 empleados) y su falta de apuesta por las nuevas tecnologías (sólo el 8% admite realizar innovación).

El acto fue presentado por Fernando Seco, presidente de CESUR, quien recordó que su asociación surge con voluntad de generar actividad económica y empleo en la región. En el caso concreto del estudio confesó que se trata de una forma de adelantarse y de planificar estrategias. “que todos iremos del mismo carro aunque con distintos instrumentos”, resumió.

Fotos

Vídeos