El Golfo de Cádiz recupera el 60% de la población de chirla tras una veda de seis meses

Se establecen 2.500 toneladas de 
capturas al año. /  SUR
Se establecen 2.500 toneladas de capturas al año. / SUR

SUR MÁLAGA.

El Golfo de Cádiz ha recuperado ya el 60 por ciento de la biomasa necesaria de población de chirla para proceder a ser abierto de nuevo para la pesca comercial, tras seis meses de veda para el sector pesquero de la zona. La pesca se reinició el pasado 30 de junio. Así lo ha explicado la Consejería de Agricultura, Pesca y Desarrollo Rural de la Junta de Andalucía en un comunicado, que detalla que el seguimiento del Gobierno andaluz junto al Instituto Español de Oceanografía (IEO) ha detectado la citada recuperación, aunque aún es escasa la cantidad de ejemplares de más de 25 milímetros en el caladero.

El consejero Rodrigo Sánchez Haro ha insistido en que la reapertura del caladero se hace al 60% de sus posibilidades, por lo que es fundamental implementar medidas de control y gestión para afianzar su recuperación. «Debe haber además un compromiso e implicación veraz, seria y constructiva por parte del sector, ya que si no cumple las normas, las medidas que se establezcan no van a tener efecto alguno».

Los técnicos creen que aún podrían transcurrir entre 12 y 18 meses para acumular el 40 por ciento que resta para que se alcance el índice óptimo de sostenibilidad. La veda que ha vivido la zona ha tenido el objetivo de impulsar la recuperación y conservación de esta especie, consensuada entre el sector y la Junta de Andalucía, realizada hasta tal punto que la Agencia de Gestión Agraria y Pesquera de Andalucía y las fuerzas y cuerpos de seguridad precintaron todas las artes de draga hidráulica como dispositivo de control.

La Consejería de Agricultura, Pesca y Desarrollo Rural ha aumentado de tres a cuatro horas diarias las posibilidades de pesca para el caladero de chirla del Golfo de Cádiz en respuesta a las demandas que venía haciendo el sector. A cambio, la mayor parte del sector se compromete a disminuir el esfuerzo pesquero y cada barco reducirá de 150 a 120 kilos la cantidad máxima de capturas al día. El caladero reabrió 1 de julio con la condición de fijar en 2.500 toneladas el tope anual de captura.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos