Flores de calabacín, un producto considerado un manjar

Deben ser cosechadas en horas. :: sur
Deben ser cosechadas en horas. :: sur

Son comestibles. Hay quienes incluso las consideran un verdadero manjar. Pueden rellenarse o rebozarse y freírse. Tienen un color amarillo muy llamativo, lo que las hace muy decorativas en la cocina. A pesar de ello no son frecuentes en los mercados españoles. Florecen sólo durante 4 o 5 horas y deben ser cosechadas en ese corto espacio de tiempo porque se abren sólo una vez. Los productores las recolectan al alba porque se abren muy temprano y las envasan inmediatamente para asegurar que mantienen su calidad. Hay flores machos y flores hembras. Las hembra salen con el calabacín temprano, que está ausente en las flores macho. Si se mantienen refrigeradas, las flores de calabacín pueden conservarse entre 4 y 6 días. Una bandeja de seis unidades puede alcanzar un precio de unos 7 euros. Almería es la provincia andaluza y española que más superficie dedica a la producción de calabacín, unas 7.500 hectáreas en la campaña 2015-2016. La provincia almeriense, según los datos del Observatorio de Precios y Mercados de la Junta de Andalucía, produce 428.425 toneladas, destinando a la exportación el 52,73%. El 99% del volumen comercializado corresponde al tipo calabacín verde, de forma alargada y cilíndrica, de color verde más o menos claro.

Fotos

Vídeos