«España triplicará el volumen de ventas de almendras en pocos años»

Juan Carlos Gallego en la sede de Almendreras del Sur. :: fernando torres/
Juan Carlos Gallego en la sede de Almendreras del Sur. :: fernando torres

Juan Carlos Gallego Gerente de Almensur

FERNANDO TORRES CÁRTAMA.

Juan Carlos Gallego lleva prácticamente toda su vida ligado a la almendra, a su cultivo y a la gestión de su explotación. Es el gerente de la cooperativa Almendreras del Sur -también conocida como Almensur-, una entidad consolidada en Andalucía como la locomotora del crecimiento de un sector ganadero en expansión. En su despacho, con vistas a los silos de almacenamiento, atiende a SUR y recalca el potencial de este producto: «En varios años triplicaremos el nivel de producción».

-Muchos hablan del 'boom' de la almendra...

-En el año 2015 ya hablábamos de un gran crecimiento en el sector. A este 'boom' como tal lo mueven varios factores, siendo el primero de ellos el precio, que antes era muy alto y ahora se ha estabilizado en un punto muy interesante. Además, la almendra es una alternativa a cultivos tradicionales que ya dejaron de ser rentables, tanto de secano como el cereal, regadío o cítricos. Muchos agricultores se han pasado a la almendra, sobre todo en el Mediterráneo.

«En la sede de Cártama tenemos una capacidad de producción anual de 20 millones de kilos» «La línea ecológica se consume casi por completo fuera de España, en Europa y América central» «España es un país deficitario en cuanto a la producción de almendras. Podemos producir mucho más»

-¿Por qué en Andalucía?

-Principalmente por el clima. Tenemos un clima muy bueno, de tipo Mediterráneo clásico, con provincias en las que no hiela. El principal problema del almendro es que si bajan mucho las temperaturas cuando está en flor se echa a perder. En lugares como Huelva, Córdoba, Sevilla, Cádiz y parte de Málaga casi nunca hiela en la época de las flores. En los lugares en los que sí suele haber heladas hay que plantar variedades más resistentes pero con menos garantías. Además en Andalucía había muchas fincas de secano que han dejado de ser rentables, y muchos cítricos, remolachas y algodones de regadío que ya no dan tantos beneficios.

-La cooperativa está canalizando esa expansión. ¿Cómo está estructurada?

-Ahora mismo tenemos 4.500 socios, repartidos por todas las provincias de Andalucía. Muchos de ellos son cooperativas que están asociadas con nosotros a su vez. Está habiendo un salto de calidad. En el año 77, cuando nació la cooperativa, había muchos agricultores a los que no les salían los números. Sólo existía el corredor del pueblo que iba buscando la almendra y les pagaba lo que le daba la gana, además de que se ocultaba mucha información con respecto al rendimiento de los cultivos y al peso de las ventas. Esta cooperativa lo que hizo fue poner en valor el producto y comenzar a comercializarlo por sí misma, primero partidas y en pipa, ahora ya hay muchas variedades de producto final, como repelada -totalmente blanca-, en harina, palitos, bastones, tostadas, ahumadas... de esta manera, todo el valor añadido que puede tener el producto se lo damos al agricultor.

-¿Cómo llegaron al resto de Andalucía?

-Queríamos expandir nuestra idea de cooperativismo al resto de Andalucía. Esta idea nació en Málaga pero después nos fuimos hacia Granada, una de las provincias con más almendras de España. Allí expandimos las bondades de estar asociados, creamos otras cooperativas que se asociaron con nosotros y luego fuimos a Almería. El resto de provincias se han ido asociando con el 'boom' del producto. Hemos ido a esa zona a dar charlas, formaciones y a poner técnicos para que el agricultor sepa cómo dar salida al cultivo.

-¿Qué necesita saber el agricultor?

-Lo que nosotros ofrecemos a un agricultor que se plantea dar el salto a la almendra es que uno de nuestros técnicos visite su terreno. El especialista elabora un estudio sobre la idoneidad del terreno para el cultivo de la almendra. Una vez es viable y el agricultor toma la decisión, gestionamos las variedades, hacemos los números de inversión y lo ponemos todo en marcha. Si todo va bien lo tendemos la mano para que la comercialice con nosotros como un socio más, con una rentabilidad garantizada.

-¿Cuál es el volumen de producción de la almendrera?

-Tenemos una capacidad máxima anual de veinte millones de kilos al año. La producción anual oscila mucho ya como decía antes, la mayoría del cultivo es de secano y le afecta mucho el clima, las heladas y las lluvias. El regadío es más estable. Este año se nos han perdido las almendras en el norte de Granada y en el sur de Almería, pero, sin embargo, hemos tenido buenas cosechas en Málaga y en Córdoba.

-¿Qué camino recorre la almendra hasta llegar al consumidor final?

-Los agricultores llevan su producción sin procesar -con la cáscara- a los puntos de recepción de la cooperativa. El de Málaga es el más grande, pero los hay en Sevilla, en Córdoba, en Huelva, en Granada y en Almería. Aquí hacemos el rendimiento, es decir, se parte la almendra y se le paga al agricultor en función del grano comestible. Aquí se procesa de diversas maneras en función de las necesidades de cada cliente. Hay muchos mercados y una parte importante de la producción se queda en Andalucía, pero más del 70% de nuestra producción se exporta.

-¿Dónde se lleva?

-Depende del producto. Por ejemplo, la línea ecológica se consume casi al 100% en Europa central y Centro América. El producto normal y corriente se lleva a grandes fabricantes de bombones, helados, chocolaterías de Europa, como Dinamarca o Rusia.

-¿Cuántas personas trabajan en Almendreras del Sur?

-Normalmente tenemos cincuenta trabajadores y en campaña podemos llegar a los cien, ya que el proceso de limpia de la almendra, una vez que las máquinas han finalizado, es manual.

-Tras cuarenta años creciendo, ¿cuál cree que es el futuro de la cooperativa?

-Con los datos que tenemos, que hablan de 14.000 nuevas hectáreas de almendra en regadío en Andalucía, sabemos que esta comunidad se va a convertir en un gran productor. Pensamos que a corto plazo la cantidad de producción se duplicará, y un poco más adelante se triplicará, por lo que nosotros también creceremos a ese ritmo. Estamos incorporando nuevos agricultores con fincas modernas y el mercado demanda producto.

-¿Hay demanda para tanta producción de almendra?

-Cuando hablamos de la almendra en España no nos situamos bien con los números. La realidad es que este país es deficitario en almendras, faltan cultivos. Si miramos a Estados Unidos, ese país tiene mil millones de kilos de almendra en grano al año, mientras que aquí llegamos solo a 50 millones. Duplicar o triplicar no es gran cosa, tiene muchos usos y salidas, para consumo o producción.

Fotos

Vídeos