El 'ébola del olivo' llega a España

La Junta de Andalucía anuncia que convocará una reunión de la Mesa de Sanidad Vegetal y que extremará la vigilancia del material vegetal susceptible de infectarse

Agustín Peláez
AGUSTÍN PELÁEZ

La pesadilla ha terminado por hacerse realidad. La bacteria Xylella Fastidiosa, conocidad como “ébola del olivo”, ha saltado a la Península, concretramente a la Comunitat Valenciana, tras ser detectada por primera vez en Mallorca (Baleares) en noviembre pasado. Los localización se ha llevado a cabo en una parcela agrícola de la provincia de Alicante, según ha confirmado la Conselleria de Agricultura, Medio Ambiente, Cambio Climático y Desarrollo Rural. Al menos, así lo ha certificado el laboratorio de referencia nacional, en este caso, el Instituto Valenciano de Investigaciones Agrarias (Ivia).

La detección de esta bacteria en la Comunitat Valenciana ha sido comunicada, según Europa Press, al Ministerio de Agricultura, Pesca, Alimentación y Medio Ambiente y a la Unión Europea. Paralelamente se han puesto en marcha ya las medidas y el plan de contingencia correspondiente.

La consejera de Agricultura del Ejecutivo valenciano, Elena Cebrián, junto al secretario autonómico, Francisco Rodríguez, y el director general, Roger Llanes, se han reunido este viernes con representantes del sector agroalimentario de la comunidad para informarles sobre la situación fitosanitaria respecto a la Xylella Fastidiosa.

La bacteria Xylella Fastidiosa ha hecho estragos en Italia, donde ha matado gran cantidad de olivos. El problema es que la plaga, para la que no existe cura, afecta a cerca de 300 especies vegetales. Además de al olivar afecta a los cítricos, almendros, cerezos y vides. La bacteria provoca la desecación y muerte de las plantas.

Ante este primer caso de Xylella fastidiosa en Alicante, la Consejería de Agricultura, Pesca y Desarrollo Rural de la Junta de Andalucía se ha apresurado a asegurar en un comunicado que convocará una reunión de la Mesa de Sanidad Vegetal en un breve plazo para analizar la situación.

La Consejería ha dejado claro que Andalucía, sin embargo, continúa actualmente libre de esta bacteria «pero extremará la vigilancia del material vegetal susceptible de infectarse o portarla con el fin de garantizar el buen estado de los cultivos de la región».

En cuanto a las actuaciones para luchar contra la Xylella, el Gobierno andaluz vuelve a ponerse a disposición del Ministerio de Agricultura y Pesca, Alimentación y Medio Ambiente para «reforzar la coordinación de la estrategia nacional elaborada para combatirla, ya que se trata de una cuestión de gran trascendencia que debe abordarse a nivel nacional». Asimismo, ha ofrecido su colaboración a la Comunidad Valenciana para luchar contra la bacteria.

Andalucía mantiene a día de hoy su estatus sanitario tras no detectarse ningún caso de Xylella fastidiosa en la comunidad autónoma. El plan de acción contra esta bacteria que se desarrolla en la región contempla acciones de prevención, vigilancia y, en caso de ser necesario, erradicación para evitar su aparición y dispersión en el territorio.

En el marco de esta planificación aprobada en 2015, se han llevado a cabo entre enero y mayo de 2017 un total de 166 actuaciones que han tenido como resultado la toma de más de 1.250 muestras de material vegetal sensible. Todas ellas han dado negativo para los análisis de Xylella fastidiosa.

Estas actuaciones se reparten por todas las provincias andaluzas y suponen el análisis de material vegetal presente en viveros (128) y sus alrededores (cuatro), explotaciones (32) y parques y jardines (dos). En Málaga se han realizado 50 actuaciones, 24 en Cádiz, 22 en Jaén, 19 en Córdoba, 17 en Almería, 15 en Sevilla, 10 en Granada y nueve en Huelva.

Según la Consejería, la Junta de Andalucía impulsa desde 2014 medidas de vigilancia y prospección para impedir la entrada de la Xylella fastidiosa en la región entre las que se encuentran diversos controles de identificación, trazabilidad y documentación de especies sensibles, entre las que se encuentran el olivo, la vid, los cítricos y los frutales de hueso.

En cuanto al trabajo de contención y erradicación, la Consejería de Agricultura cuenta ya con un protocolo de actuación en caso de detectarse la presencia o sospecha fundada de su aparición en el territorio.

En concordancia con lo establecido en la normativa comunitaria, las actuaciones previstas incluyen el establecimiento de una zona tampón con una anchura mínima de 10 kilómetros alrededor de la zona infestada, medidas de erradicación a través de tratamientos fitosanitarios para controlar los insectos vectores y la eliminación de todas las plantas huéspedes en un radio de 100 metros.

Asimismo, se reforzaría la vigilancia y el control, con restricciones en el movimiento de material vegetal y la prohibición de plantación de especies huéspedes.

Fotos

Vídeos