La campaña de aceite de oliva en Málaga termina con 66.000 toneladas

Se espera una producción superior a la prevista. /Salvador Salas
Se espera una producción superior a la prevista. / Salvador Salas

Las importaciones del inicio de la cosecha y las lluvias inciden en la bajada de precios, que se ha colocado a unos tres euros el kilo de media a granel

Agustín Peláez
AGUSTÍN PELÁEZ

La campaña del olivar en la provincia se encuentra a punto de concluir, lo que significa que gran parte de la cosecha de aceituna está ya cosechada y molida en las almazaras. Sólo quedan por recoger y transformar en aceite las zonas más tardías. Con con más del 90% cosechado, la producción de aceite de oliva de la provincia estará por encima de las previsiones de la Junta de Andalucía recogidas en el aforo de producción para esta campaña en la comunidad andaluza, que hablada de 57.700 toneladas, un 23,2 por ciento más que en la campaña anterior. Sin embargo, según el presidente de Asaja Málaga, Baldomero Bellido, el olivar malagueñosuperará esta campaña las 66.000 toneladas de aceite, lo que significan 8.300 más.

La provincia cuenta con 130.000 hectáreas dedicadas al olivar, por lo que se trata del con diferencia del primer cultivo en extensión del campo malagueño. Del sector viven unos 22.000 olivareros y representa más de una cuarta parte de la producción agraria de Málaga, con unos 181 millones de euros en 2017 incluida la aceituna de mesa.

La superficie de olivo de la provincia sólo representa un 8% del total andaluz (1.561.950 hectáreas), siendo Jaén la que encabeza el ranking con 577.745 hectáreas (37%), seguida de Córdoba, con 349.681 (22%); Sevilla, con 232.045 (15%); Granada, con 193.802 (12%); Málaga, con 130.749 (8%); Huelva, con 32.019 (2%); Cádiz, con 23.682 (2%), y Almería, con sólo 21.227 (1%).

Según Bellido, aunque cuando se dieron los aforos de producción de Aceite de Oliva de esta campaña 2.017/2.018 prácticamente todo el sector estaba de acuerdo con las cifras, a medida que ha ido avanzando la cosecha los productores se han encontrado que por unas zonas se recogía menos de lo esperado, pero la tónica general es que el contenido graso era muy superior a otras campañas en la totalidad de las zonas productoras. Esta tónica ha continuado toda la campaña y al final se está materializando en un incremento de la producción.

Hasta final de febrero, según Bellido, en Andalucía se han producido ya 911.358 toneladas, cuando los aforos daban una producción de 884.900 toneladas y aún queda por conocer la cifra de producción de marzo, aunque «todos esperamos que sea baja y más aún cuando debido a las prolongadas lluvias o no se ha podido terminar de recoger o la aceituna ha caído al suelo». Para Baldomero Bellido, el incrementro en la producción de aceite de oliva no debe tener incidencia en el mercado, toda vez que se encuentra dentro de la normalidad de un aforo que se hace en unas condiciones totalmente diferentes a las que se tienen al final de la campaña.

Sin embargo, la cotización del aceite a granel lleva varias semanas a la baja, después de haber estado 38 meses por encima de los tres euros el kilo -ha llegado cerca de los 4 euros el kilo el AVOE-. Según Asaja,el precio del aceite se ha situado a los tres euros de media por kilo. El sistema de información de precio en origen del aceite de oliva, Poolred, señala que el aceite virgen extra se vendió a 3,236 euros por kilo en origen; el virgen a 3,007 y el lampante a 2,882. Las lluvias registradas en los últimos días y el nerviosismo en el mercado es la princial causa de esta bajada, para Asaja.

Para Bellido, aunque las lluvias aún no han arreglado la situación de sequía que veníamos arrastrando, «si han dado una confianza en la posibilidad de una nueva cosecha y con ella la vuelta a unos niveles de precios más acordes con la realidad, una realidad que es inferior a la de los precios del inicio de campaña». Según el presidente de Asaja Málaga, las fuertes importaciones al inicio de campaña y las lluvias, que mejoran la situación del olivar, están condicionando el mercado, que sufre nuevas caídas de precios del aceite, con la consiguiente preocupación para oleicultores, cooperativas y almazaras.

De momento la bajada de precios no ha llegado al consumidor.

El olivar se convierte en un cultivo refugio

Los bajos precios del cereal están llevando a muchos agricultores a apostar por el olivar, que se ha convertido en un acultyivo alternativo y refugio para agricultores que buscan obtener una mayor rentabilidad. Ello está sucediendo en Málaga y otra provincias andalzuas, así como en Extremadura. También están influyendo las buenas cotizaciones que está manteniendo el aceite de oliva desde hace ya cuatro años, y los avances que se han registrados en las técnicas de cultivo del olivar con sistema en intensivos (entre 300 y 500 árboles por hectárea) y súperintensivos (entre 1.500 y 2.000 plantones por hectárea). En la provincia se estima que puede haber ya unas 500 hectáreas de olivar en súperintensivo. Pueden alcanzar producciones de entre 10.000-12.000 kilos por hectáreas y las recolecciones se hacen con cosechadora. Según el presidente de Asaja Málaga, Baldomero Bellido, ello está provocando una importante demanda de plantones de olivos, lo que está obligando a los agricultores a tener que esperar hasta un año para poder obtener sus plantas. Las variedades que más escasean, sobre todo en Málaga, son la hojiblanca, que se utilza en convencional e intensivo, y la arbequina y la picual, para súperintensivo, según el ingeniero agrónomo David Marcos, que se dedica a la comercialización de plantones de olivos.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos