La alta cotización del aguacate convierte a esta fruta tropical en pasto de los ladrones

Sacos aguacates robados en una finca de Málaga. /Sur
Sacos aguacates robados en una finca de Málaga. / Sur

Productores se organizan para contratar vigilancia privada y luchar contra los robos constantes en las explotaciones agrarias de la provincia

Agustín Peláez
AGUSTÍN PELÁEZ

El campo no tiene puertas y ello hace que productos con un alto precio en los mercados terminen convirtiéndose en pasto de los ladrones. Sucede todos los años y siempre con los productos agrarios que por cualquier circunstancia cuente con un mayor precio. Así, durante las últimas semanas la fruta que se ha colocado en el punto de mira de los cacos es el aguacate, toda vez que está alcanzado precios muy golosos para los amigos de lo ajeno: entre 2,70 y 3 euros el kilo en origen, según el calibre. Eso es algo que conocen los agricultores, y también las autoridades. Para combatir los robos, muchos agricultores optan por adelantar la recolección para evitar que se la roben, especialmente al inicio de la temporada. Sin embargo, ello no pone freno a las sustracciones en las fincas ni a los daños que ocasionan en las explotaciones.

Con los precios que está manteniendo el aguacate este año (los de piel verde se ha llegado a cotizar hasta a 1,70 euros el kilo, el doble que hace un año, y los de variedad Hass hasta 3,30 euros, que son los más valorados), el robo de una tonelada puede suponer un sustancioso botín para cualquier ladrón, en torno a los 2.700 euros en el caso del aguacate Hass. La cosecha de esta variedad, que es la más extendida, comienza en noviembre y se prolonga hasta mayo.

Pérdidas

La Cooperativa Agrícola de Estepona estimaba recientemente que desde el inicio de la campaña de aguacate de este año, el pasado mes de octubre, en la zona han sido sustraídos unos 10.000 kilos, lo que supone unas pérdidas de 25.000 euros. Estepona cuenta con unas 40 hectáreas destinadas al cultivo de aguacate dentro de la cooperativa. En la comarca de la Axarquía la superficie de cultivo se extiende por unas 6.200 hectáreas.

La problemática que se está generando con los robos ha llevado a las organizaciones agrarias y a los colectivos de productores a reclamar más vigilancia por partes de la Fuerzas y Cuerpos de Seguridad.

«No es de recibo que no se adopten medidas y se refuerce la vigilancia en estas situaciones. Los agricultores llevan todo un año cuidando sus fincas para que vengan unos desalmados y se lleven su cosecha en una sola noche», ha lamentado el presidente de COAG Málaga, Antonio Rodríguez.

Vigilancia

«Es absolutamente necesario que las administraciones públicas refuercen la vigilancia en el campo y que los municipios con sus policías locales se impliquen también en el tema, ya no sólo vigilando los caminos rurales, sino también inspeccionando los comercios y los mercados ambulantes para comprobar la procedencia del fruto y su trazabilidad», ha manifestado el técnico especiales en frutas tropicales de Asaja Málaga, Benjamín Faulí.

Desde la Asociación Nacional de Productores de Frutas Tropicales, que agrupa a agricultores de la provincia y Granada fundamentalmente, se están llevando a cabo gestiones con una empresa de seguridad privada con el objetivo de reunir a socios interesados en contratar sus servicios. «Este sistema funciona ya en Granada y pensamos que también puede funcionar en Málaga. Cada agricultor que se adhiera a esta iniciativa pagaría en función de su superficie», ha explicado el presidente de la asociación, José Linares.

El PSOE exige medidas y Subdelegación asegura que los robos se han reducido un 29%

El diputado socialista Miguel Ángel Heredia ha expresado su preocupación por los robos en el campo malagueño, especialmente en la Axarquía, Estepona y Valle del Guadalhorce, hasta el punto de que productores de aguacates de la Axarquía están recurriendo a la vigilancia privada para evitar las sustracciones. El parlamentario socialista ha exigido al Gobierno que intensifique las medidas y ha reclamado un incremento en el número de efectivos de los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado para luchar contra este problema y reforzar. Además ha reclamado que se controlen las zonas de compra de estos productos agrícolas.

Por su parte, la Subdelegación de Gobierno ha destacado el descenso de casi un 29% de robos en el campo malagueño respecto al primer semestre del año.

En la provincia operan dos Equipos ROCA de la Guardia Civil; uno en la comarca de Antequera y otro en el Valle del Guadalhorce, con base en Coín. En la Axarquía no existen equipos ROCA. En Vélez-Málaga la vigilancia recae en la Policía Nacional , que cuenta en las grandes campañas agrícolas con el apoyo de un helicóptero, y en el resto de la comarca a la Guardia Civil.

Desde la Subdelegación se valorado la eficacia de la ‘Guía Conduce’, al facilitar la circulación, recepción y venta de los productos en las campañas agrícolas.

El colectivo ha insistido en la necesidad de que los agricultores denuncien todos y cada uno de los robos para que consten y las administraciones refuercen sus efectivos contra los robos en el campo en cada zona.

Según Linares, es problema de los robos es endémico y todo apunta a que va a crecer cada día más. «Esto lo saben los productores y ello esta provocando que muchos adelanten la recolección de la fruta en sus zonas sensibles para evitar que se la roben la producción. Ello está afectando negativamente al sector, toda vez que se está recolectando fruta sin que esta se encuentre en su punto», ha señalado Linares.

Signos de frutas robadas

Para la Asociación Nacional de Productores, hay signos en al fruta que denotan que los aguacates han podido ser robados. «Muchas veces se presentan revueltos chicos con grandes, presentan golpes ennegrecidos que se producen cuando no ha sido envasados adecuadamente y ha sido transportados en sacos, rozándose unos con otros, o con los pedúnculos irregulares porque han sido arrancados y no cortados como corresponde», ha explicado Linares, que ha insistido en la necesidad de que se denuncien todos los robos.

En Torrox, ante el problema de las sustracciones, el grupo municipal del PSOE pidió ya en noviembre pasado que se pusiera en marcha un plan especial de vigilancia coordinado entre la Guardia Civil y la Policía Local para tratar de frenar este tipo de robos. Para Asaja, debido a la demanda de este fruto en el mercado europeo este año se están batiendo récords de cotizaciones, lo que atrae a lo ladrones hasta la explotaciones agrícolas dedicadas al tropical.

La Policía Nacional ha arrestado estos días en Vélez a un hombre de 31 años por su presunta implicación en 12 delitos contra el patrimonio. se le acusa de haber cometido robos en 12 fincas y sustraer diez toneladas de aguacates (10.000 kilos).

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos