El achachairú, la exótica fruta tropical que acaba de llegar a Málaga

Es del tamaño de un níspero, de color anaranjado también, pero su pulpa es blanca y esponjosa con una semilla de color café./
Es del tamaño de un níspero, de color anaranjado también, pero su pulpa es blanca y esponjosa con una semilla de color café.

Se trata de una fruta tropical muy frecuente en los mercados bolivianos y lleva ya unas semanas llegando por avión hasta la provincia, donde es una auténtica desconocida

Agustín Peláez
AGUSTÍN PELÁEZMálaga

El achachairú o achacha es un árbol perteneciente a la familia de las Clausiaceae o Gutiferas, un árbol boviliano, cuya fruta es una baya comestible que en España, donde todavía es una auténtica desconocida, recibe el nombre de achacha. En un mundo global, donde hay empresas especializadas en ofrecer todo aquello que sus clientes demanden, proceda de donde proceda, esta curiosa fruta acaba de llar hace unas semanas por primera vez a los mercados malagueños, esta vez de la mano de Málaga Natural, con sede en Mercamálaga. Málaga Natural, que la importa por avión procedente de Guatemala, está intentando introducir la achacha en la Costa del Sol y Andalucía. Se vende en cajas de dos kilos y su precio mayorista oscila entre los 8 y 8,50 euros el kilos, lo que significa que al consumidor llegará más caro.

Exteriormente, la fruta es muy similar al níspero, pero no tiene nada que ver con esta fruta, que sí que conocemos en Málaga, como productores que somos. Son un poco más grande que una lima y su piel es más gruesa que la del níspero. Tiene forma de huevo y es de color anaranjado, aunque se va volviendo oscuro cuando madura. La piel, que es amarga, se puede quitar fácilmente con la uña. Tiene una pulpa blanca y esponjosa que envuelve una semilla en su interior de color café. Los frutos más grandes, que llegar a tener entre 4 y 6 centímetros de diámetro, puede ir presenta hasta dos semillas. Su carne tierna, dulce y a la vez refrescante. Se puede conservar bien durante cuatro a seis semanas.

El achachairú o achacha, abierto.
El achachairú o achacha, abierto. / SUR

Se come en fresco, pero también en refrescos, helados y postres

En la finca experimental del Instituto de Hortofruticultura Subtropical y mediterránea (IHSM) La Mayora existen algunos ejemplares. Llegaron de Bolivia, pero todavía no han dado fruto. Los científicos de este centro malagueño tienen dudas sobre si se adaptará bien en Málaga, porque en Bolivia se da en zonas de baja altitud, con un clima más tropical que el nuestro.

Hace unos años, científicos de la Universidad do Vale do Itajaí (Univali) de Brasil consiguieron aislar dos compuestos de extractos de la planta que, al menos en laboratorio, tuvieron efecto para inhibir las células tumorales en casos de cáncer de próstata, mama y riñón. En el descubrimiento participaron también investigadores de la Universidad de Campinas (Unicamp), también de Brasil.

En Bolivia la medicina tradicional utiliza la cáscara de la fruta y la corteza del árbol del achachairú como cicatrizante y para tratar problemas como reumatismo, inflamación, disturbios gástricos y manchas en la piel.

Temas

Bolivia

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos