Acabar con la almendra amarga, objetivo de Almendrera del Sur

La almendra amarga frena al sector y dificulta la exportación/SUR
La almendra amarga frena al sector y dificulta la exportación / SUR

La cooperativa, que cuenta con 4.500 socios en Andalucía, promueve un grupo operativo dirigido a desarrollar una tecnología que detecte y elimine el fruto no dulce

Agustín Peláez
AGUSTÍN PELÁEZ

La almendra española tiene fama de una gran calidad y de mejor sabor. Sin embargo, algunos mercados internacionales la rechazan si no se les garantiza que son cien por cien dulces y no van a encontrarse con almendras amargas. Se trata de un problema que está dificultando la exportación de nuestra producción a determinados países del mundo. La mínima presencia de almendras amargas, que ocasionalmente pueden aparecer mezcladas en las partidas, supone un lastre para la floreciente expansión del mercado de almendras de origen español.

Por este motivo, la cooperativa malagueña Almendrera del Sur, que cuenta con 4.500 socios en toda Andalucía, promueve junto a COAG, la cooperativa murciana COATO, la Fundación Andaluza de Imagen, Color y Óptica (Faico) y el centro de investigación Cebas-CSIC la creación de un grupo operativo para el que ha conseguido 43.974 euros del Programa Nacional de Desarrollo Rural financiado por el Ministerio de Agricultura y Pesca, Alimentación y Medio Ambiente (Mapama) y el Fondo Europeo Agrícola de Desarrollo Rural (Feader). Su finalidad es diseñar un proyecto con el objetivo de conseguir eliminar la almendra amarga del mercado. La iniciativa cuenta asimismo con el apoyo de la federación de Cooperativas Agro-alimentarias de España y Andalucía.

Según el grupo operativo, el sector de la almendra se encuentra en expansión y el producto español es ampliamente reconocido y valorado en los mercados por su excelente calidad y sus características organolépticas. Sin embargo, estas interesantes expectativas se enfrentan a un grave problema, el de la almendra amarga.

El gerente de Almendrera del Sur, Juan Carlos Gallego, ha explicado que gran parte de los cultivos de almendros en España utilizaron plantones amargos, por ser más resistentes a la sequía, sobre los que se injertaron variedades dulces. «Ello no impide que salgan ramas de la raíz que con amargas y que no han sido retiradas, produciendo almendras no dulces que se mezclan con las que si lo son», según Gallego.

En España existen variedades ampliamente extendidas como ‘Desmayo Largueta’, ‘Marcona’ o ‘Garrigues’ que pese a producir almendras dulces, son portadoras del carácter amargo como gen recesivo.

Las soluciones, para los promotores de esta iniciativa, pasan por un Plan Integral de la almendra que contenga medidas de concienciación de productores, el apoyo de un programa de renovación de plantaciones, un refuerzo en los controles en los niveles más bajos de la cadena de comercialización así como apoyo a la investigación en nuevas variedades y en técnicas de control y detección de frutos amargos. En resumen, un conjunto de acciones en toda la cadena y coordinadas con todas las administraciones y agentes implicados.

Actualmente, no existe ninguna tecnología desarrollada para poder detectar las almendras amargas y poder apartarlas. La idea es que con la participación de la Fundación Andaluza de Imagen, Color y Óptica (Faico) se pueda desarrollar algún equipo de onda de luz para identificar el fruto amargo y desecharlo.

Según Gallego, el grupo operativo cuenta con un plazo de tres meses para formalizar su constitución y elaborar el correspondiente proyecto, al objeto de conseguir la financiación necesaria para poder desarrollarlo.

España es el segundo productor mundial de almendra, con unos 50 millones de kilos, a gran distancia de Estados Unidos, que produce 1.000 millones de kilos de variedades cien por cien dulce. Almendrera del Sur tiene una capacidad máxima de 20 millones de kilos, aunque pro motivos climáticos su producción oscila entre los 5 y 10 millones de kilos. Exporta el 70 por ciento de la producción. Fundamentalmente a Europa. En Málaga, el almendro es un cultivo que ocupa unas 16.000 hectáreas.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos