Diario Sur

La venta directa se abre al campo andaluz

Frutas en un mercado. ::  a. p.
Frutas en un mercado. :: a. p.
  • COMERCIALIZACIÓN

  • Más de 183.000 explotaciones agrarias de la Comunidad podrán vender directamente al consumidor un 10% de sus productos

Vender sin intermediarios ya es posible en el campo andaluz. El Consejo de Gobierno de la Junta de Andalucía aprobaba el pasado 19 de octubre el decreto que regula la venta directa al consumidor. Este permite que más de 183.000 explotaciones agrarias y 8.000 productores de producción ecológica puedan vender directamente al consumidor un 10 % de los productos primarios agrarios y forestales que produce cada explotación anualmente.

Según la consejera de Agricultura, Pesca y Desarrollo Rural, Carmen Ortiz, al decreto se pueden acoger 22 tipos de productos, todos agroalimentarios y que no se han sometido a ningún proceso de elaboración, salvo la miel. Entre esos productos se encuentran la bellota, castaña, cereales, fresas, frutos rojos, huevos, jalea real, legumbres o frutos de todo tipo.

El decreto establece un límite anual de cantidad de productos que se pueden vender en régimen de venta directa, en concreto en torno al 10% de lo que la explotación produce de forma anual.

La venta directa se puede hacer en explotaciones agrarias, en granjas, en mercados del pueblo por el propio productor o por quien designe y en establecimientos al por menor, esto es, pequeñas tiendas del municipio, restaurantes, comedores e instalaciones de turismo rural.Para Ortiz, con este decreto «se recupera un sistema tradicional de venta que ya existe en Andalucía, y que fomenta el mayor valor añadido a pequeñas y medianas explotaciones y explotaciones multifuncionales». Asimismo, valora que se garantiza la calidad y la seguridad alimentaria, apostando por variedades autóctonas y el cultivo tradicional».

Con esta norma «se da cobertura legal a los productores y recolectores, ante una realidad tradicional en Andalucía, como es que en muchos municipios se produce la venta directa de productos de calidad y de proximidad», según Ortiz.

El decreto da cobertura legal a productores que quieren vender de forma directa y con garantías de seguridad alimentaria y de calidad.

Listado

Los productos que se podrán comprar de forma directa son: aceitunas de mesa, bellotas, castañas, caracoles, cereales, espárragos, fresas y frutos rojos, frutales subtropicales, hortalizas, huevos, jalea real, legumbres, miel, otras frutas y frutos cultivados, patatas, plantas aromáticas, piñones, polen, propóleo, setas cultivadas, setas silvestres y tagarninas. En total son 22 productos primarios y sin estar sometidos a transformación, exceptuando la miel. Ninguno de los productos es de origen animal, excepto la miel y los huevos. En el caso de los huevos se podrán adquirir sólo en la explotación o en el mercado, ni siquiera en una tienda pequeña del municipio.

El decreto añade una serie de obligaciones a productores y recolectores, que deberán comunicar a la Consejería su intención de pertenecer a esta fórmula y rellenar un formulario para acogerse a la venta directa. Con vistas a «garantizar la seguridad y calidad del producto», las explotaciones deben «llevar un apunte y un sistema de registro, que deben mantener durante varios años para hacer constar el producto, la cantidad, la fecha, quién lo vende y dónde, así como nombre, dirección y titular del establecimiento en el caso de que se haya vendido a un minorista; todo ello con vistas a mantener la trazabilidad».

Además, deben asumir un sistema de autocontrol y buenas prácticas de higiene y llevar etiquetado y una identificación del producto y del productor. Todo para preservar la total garantía de calidad y seguridad alimentaria.