Diario Sur

La sequía agrava la vecería del olivar malagueño

El fenónemo ya ha afectado a la campaña de aceituna de mesa, con un 25% menos.
El fenónemo ya ha afectado a la campaña de aceituna de mesa, con un 25% menos. / S. S.
  • INVESTIGACIÓN

  • El retraso de la maduración del fruto y su menor rendimiento lastran la campaña del aceite, que se reducirá en un 30%

Algunos lo han tomado ya como una tradición en el campo. A un año de cosecha con cifras récord puede seguir una campaña mucho menos generosa. Es lo que se conoce como la vecería, el fenómeno de alternancia que se suele dar en los árboles frutales, en la aceituna y en otros cultivos con más o menos incidencia sobre la producción. Aunque en los últimos años han surgido técnicas agrícolas que tratan de corregirla, poco se puede hacer cuando la meteorología no acompaña, como ha sucedido esta vez en el olivar malagueño.

Baldomero Bellido, presidente de Asaja Málaga, confirma que la escasez de lluvia agravará con toda probabilidad la vecería en la campaña del aceite, como ya ha sucedido con la aceituna. Aún así, confía en que Málaga y Andalucía produzcan «la cantidad necesaria para abastecer el mercado». La sequía ha afectado principalmente a los campos de nuestra provincia, mucho más que a los de Córdoba, Sevilla, Granada o Jaén.

Los agricultores no solo miran al cielo, también al termómetro, porque el rendimiento del árbol también estará condicionado por las temperaturas. Lo peor sería una brusca bajada del termómetro, ya que el frío perjudicaría todavía más al olivo. Desde COAG han asegurado que lo mejor que puede pasar es que se mantenga el calor inusual que ha habido en las primeras semanas del otoño.

En cualquier caso, se da por hecho que las toneladas de aceite malagueño caerán bastante en comparación con la temporada pasada porque el fruto ha madurado bastante más tarde y cuenta con menos grasas que aprovechar. La vecería en el olivar suele ser más acusada que en otras campañas agrícolas. Para muchos la explicación está en la «sobreexplotación» y en que el aceite se haya convertido en un reclamo más de venta para las grandes superficies.

Otros expertos señalan que la vecería no es más que el resultado de la inhibición de la inducción floral tras un año de gran rendimiento, lo que provoca que las yemas se decanten más por la rama productora de madera.

El fenómeno se ha dejado notar en los últimos meses durante la campaña de la aceituna de mesa. Se esperan poco más de 41.700 toneladas, lo que implica una disminución en torno a un 25% según los datos dados a conocer por la Consejería de Agricultura, Pesca y Desarrollo Rural de la Junta de Andalucía. La bajada podría ser incluso más acusada en el aceite, con unas 51.000 toneladas en Málaga, un 30% menos, según Asaja Málaga.

Calidad elevada

Y eso que muchos olivareros han preferido destinar sus aceitunas a aceite por las condiciones del fruto. Aún así, las organizaciones agrarias aseguran que la calidad no mermará. «La calidad de nuestra variedad predominante, hojiblanca, es muy elevada. Son muchos los premios ganados por aceites de Málaga y de Andalucía y eso es prestigio para nuestro aceite», valora Baldomero Bellido, que celebra que en los últimos tiempos hayan surgido marcas que apuestan más por un producto 'gourmet' que por los grandes volúmenes.

La mejor noticia para los agricultores está en los precios, que se mantienen en niveles atractivos y que deben seguir estables si se confirma el bajo aforo. Los de la aceituna de mesa pasaron de los 48 céntimos al principio de la temporada a los 63, superando en seis céntimos la cifra del año pasado. En aceite, los precios han estado firmes durante todo el verano, por encima de los tres euros en origen en las tres variedades principales: virgen, virgen extra y lampante.

Según los datos de aforo presentados por la Consejería, Jaén será la provincia con una mayor producción, con 542.000 toneladas (+2,5 %); seguida de Córdoba, con 263.000 (-2,4 %); Granada con 124.100 (+9,5 %); Sevilla con 99.500 (-5,9 %); Málaga, con 50.900 (-29 %); Almería, con 11.900 (-10 %); Cádiz, con 10.600 (+7,3 %) y Huelva, con 6.400 (+24,3 %).