Diario Sur

Los grandes grupos del aceite rediseñan envases por ahorro y estética

Botellas de aceite de oliva en un expositor.
Botellas de aceite de oliva en un expositor. / SUR
  • Deoleo y Dcoop han lanzado al mercado nuevos formatos buscando calar en el consumidor y en la hostelería

En un contexto en el que las ventas del aceite de marcas blancas no paran de crecer, los grandes grupos idean fórmulas para que sus enseñas propias impacten más y mejor en el cliente final. La estrategia ya no solo pasa por potenciar la calidad del producto, sino también su presentación. Por eso, este mismo año se han lanzado al mercado nuevos envases que han supuesto un rediseño por razones de ahorro y de estética. Se trata de medidas enfocadas no solo al consumidor doméstico, sino también a la hostelería.

Este último es el caso por ejemplo del nuevo formato de Dcoop de un litro de aceite de oliva virgen extra, que se presenta en cajas de 24 unidades y que está disponible en el mercado desde el mes pasado orientado a satisfacer las peticiones de bares y restaurantes. «Se trata de una solución única, del tamaño más demandado en el sector Horeca, y más competitiva», afirman desde Dcoop. Más profundo ha sido el plan de rediseño de Deoleo de este año, que ha afectado a sus marcas Carbonell, Koipe, Bertolli, Carapelli y Sasso. La compañía lo presentó en su junta de accionistas de este verano y ha querido huir del cristal, apostando por los cambios de color y los tonos oscuros, y potenciando el etiquetado del origen del aceite.

Deoleo buscaba «cambiar la forma en la que el consumidor percibe el producto en los lineales» del súper. Con las botellas oscuras se persigue reducir la exposición del aceite a la luz para prevenir su oxidación y proteger la calidad del producto. La empresa justificó la reducción del peso de sus recipientes de cristal en el «respeto al medio ambiente» y razonó los cambios en el etiquetado por querer incluir un «DNI del aceite», con detalles sobre su procedencia, fechas y datos químicos y nutricionales.

Más allá del marketing, detrás de estas modificaciones también se adivina un interés por optimizar costes y mejorar la operativa de transporte y logística, con formatos que se adecuen a la demanda actual. En 2015, las ventas del aceite de oliva de marca blanca siguieron creciendo y ya rozan el 70% de la cuota de mercado en España. Según un informe de Facua de este mismo año, el precio del aceite puede variar en más de dos euros dependiendo de la marca, lo que supone diferencias de hasta el 126%.

La organización de consumidores alerta además de que el precio medio con respecto a su estudio anterior (de 2013) se ha encarecido un 28,6% en los envases de plástico de un litro de virgen extra, un 29,9% en los envases de lata de 5 litros y hasta un 31,2% en los de plástico de 5 litros.

Los cambios de formato también han llegado a la aceituna de mesa. El plan de inversión de Dcoop para este año contemplaba 10 millones de euros en su planta de Dos Hermanas para, entre otras cosas, duplicar la capacidad de su línea de envasado de bolsas de plástico y aluminio, cada vez más consolidados frente al vidrio y las latas, sobre todo en el mercado internacional.